La Reina Isabel II está muy cabreada y horas después de que el príncipe Harry anunciase que se va de la familia real, ella mandó otro comunicado dejando claro que tratará de hablar con su nieto para que recapacite en su decisión


El príncipe Harry y Meghan Markle han tomado una drástica decisión, anunciando mediante un comunicado oficial que se alejarán de las responsabilidades que tienen como miembros de la familia real, para iniciar una andadura propia y atender sus propios proyectos personales. Con ello, salen de la familia real británica a nivel institucional, renuncian al sueldo que les otorgaba el Estado por su papel de representación -cifrado en 2 millones de euros- y, de paso, dejan abierta la puerta en su “paso atrás” a la posibilidad de que se muden a Canadá y abandonen Londres como lugar de residencia. Ante todo esto, la reina Isabel II está que trina y su cabreo le ha llevado a responder al comunicado de su nieto con uno propio, que ha dejado entrever su disconformidad con su decisión.

Horas después del comunicado del príncipe Harry y Meghan Markle, Buckingham hacía otro anuncio oficial, esta vez por orden de la reina Isabel II: “Entendemos su deseo de llevar su propio camino, pero esos asuntos son complicados, por lo que llevarán su tiempo. Las conversaciones con los duques de Sussex están en una fase temprana”, asegura.

La Reina Isabel II, «decepcionada» con el príncipe Harry

Esto ha sido entendido como un intento de llamar a la calma ante el inesperado anuncio, que ha causado un gran revuelo, y expresa el deseo de la reina Isabel II de que su nieto rectifique. Y es que, tal y como ha anunciado el periodista especializado Johnny Dymond, nadie en la familia tenía conocimiento de los pasos que estaba planeando el príncipe Harry y mucho menos de que iba a anunciarlo sin avisarles, por ello, asegura que están “decepcionados”.

El príncipe Harry y Meghan Markle comenzaron a desligarse de la familia real británica el pasado mes de octubre, cuando iniciaron una batalla legal contra varios medios de comunicación por su acoso mediático. El primero fue ‘The Mail on Sunday’, dominical de ‘Daily Mail’, que publicó la carta privada que Meghan Markle le escribió a su padre, Thomas Markle. Además del enfado de que se publicase algo tan personal, todo fue a más tras comprobar que la carta había sido manipulada para eliminar los aspectos positivos de la hija a su padre, para subrayar tan solo los reproches.

“Perdí a mi madre y ahora veo a mi esposa ser víctima de las mismas fuerzas poderosas. He visto lo que sucede cuando un ser querido se convierte en mercancía hasta el punto de que ya no se les trate como a seres reales”, declaraba el príncipe Harry en su día para explicar su denuncia. Luego vinieron otras demandas, después las vacaciones en Canadá y, allí, en su retiro en plena naturaleza, la decisión de huir de la vorágine mediática a la que se ven expuestos, con la consecuente salida de la familia real británica, aunque esto suponga renunciar a los 2 millones de euros que el matrimonio recibía como miembros de la corona.