El secreto de belleza de Meghan Markle cuesta menos de 12 euros

Cuando pensábamos que lo sabíamos todo sobre Meghan Markle se descubre cuál es su verdadero secreto de belleza. Aquí todos los detalles.

Antes de aterrizar en la Casa Real británica, Meghan Markle ya era todo un icono de estilo gracias a su trabajo como actriz. Una profesión que tuvo que abandonar al casarse con el príncipe Harry, pero que no le ha hecho perder los buenos hábitos que acumuló durante sus años como estrella de Hollywood. Los más importantes tienen que ver con el aspecto físico y es que para un actor su cuerpo es su herramienta de trabajo y cuidarlo debe estar por encima de todo.

Una de las grandes dudas hasta la fecha era saber cómo hacía Meghan Markle para tener una piel perfecta, algo que acaba de desvelar ella misma y que ha sorprendido, ya que se trata de un producto low cost al alcance de todos los bolsillos y muy lejos de los carísimos tratamientos de belleza al que se someten las famosas.

En una entrevista al medio británico ‘Beauty Banter’, la duquesa de Sussex ha desvelado que uno de sus productos favoritos son unas toallitas desmaquillantes de la firma Bioré, concretamente las ‘Daily Cleansing Cloths’, perfectas para eliminar los restos de maquillaje de una manera rápida y sencilla.

Son geniales para tener en el coche y en la mesita de noche cuando tienes esas noches horriblemente perezosas en las que la idea de levantarte para lavarte la cara realmente parece insoportable”, contó Meghan Markle, además de asegurar que si pudiera las compraría por toneladas.

Además de ser hipoalergénicas, es decir, que no irritan ni a las pieles más sensibles, ayudan a reducir los puntos negros, exfolian el cutis y eliminan las impurezas que pueda haber en el rostro. Si bien hasta hace poco solo se podían comprar en las islas británicas, Amazon las ha traído hasta España y se pueden comprar por 12,52 euros.
Pero este no ha sido el único consejo beauty que ha compartido Meghan. Según desveló, bebe mucha agua y para dar luz a su mirada pone un punto de brillo en la esquina exterior de los párpados después de delinearlos: “incluso si no me maquillo me suelo aplicar corrector y un poco de brillo en las esquinas de mis ojos”.