Meghan Markle y el príncipe Harry han tenido su último acto como miembros senior de la Corona británica donde han estado con la Reina y los duques de Cambridge


El 9 de marzo era una de las fechas más señaladas en el calendario de los británicos. Tras la salida de Meghan Markle y el príncipe Harry como miembros senior de la Corona británica, los duques de Sussex han vuelto a Londres y han acaparado todo el protagonismo en la Abadía de Westminster. Como es habitual, cada año se celebra el segundo lunes de marzo la ceremonia religiosa por el Día de la Commonwealth, un servicio que preside la reina Isabel acompañada del núcleo de la Familia Real británica.

Este ha supuesto el último acto oficial de Meghan Markle y el príncipe Harry como miembros senior de la Corona británica. Además, ha tenido lugar el encuentro con Kate Middleton y el príncipe Guillermo después de su último acto juntos el pasado mes de noviembre. Una despedida del Reino Unido como ‘royals’ a pesar de que su desconexión definitiva está marcada para el próximo 31 de marzo. Después, a partir del 1 de abril, Meghan y Kate dejarán sus deberes monárquicos y podrás ser económicamente independientes y continuar con su vida en Canadá junto al pequeño Archie Harrison.

La llegada de Meghan Markle y Harry, uno de los momentos más esperados

A pesar de que tanto los duques de Cambridge como los de Sussex han sido los protagonistas absolutos de la jornada, también han acudido otros miembros de la Familia Real como la Reina Isabel II, el príncipe de Gales o la duquesa de Cornualles. Además de miembros de la Casa Real, también han acudido otras personalidades como la exspice girl, Geri Halliwell, que acudió acompañada de su hija; el primer ministro Boris Johnson y su prometida Carrie Symonds; la baronesa Floella Benjamin o el embajador de Estados Unidos, Robert Wood Johns, entre otros rostros conocidos.

Una cita que ha estado marcada también por un espontánea que ha roto el cordón de seguridad y ha tenido que ser detenido por la Polícia que se encontraba en las inmediaciones por lo que podía pasar. Durante la entrada a la Abadía de Westminster, no ha habido acercamiento entre los Duques de Sussex y los de Cambridge, ya que Meghan y Harry han llegado un poco antes que Kate y Guillermo.

Su último acto antes de abandonar de manera definitiva la Corona

Era una de los cara a cara más esperados debido a que desde que Meghan y Harry confirmaran su salida de la Familia Real británica ha salido a la luz mucha información sobre la mala relación entre los hermanos. Y esta pasada semana ha supuesto el reencuentro después de un mes y medio viviendo ya en Canadá. De hecho, los duques de Sussex han hecho una especie de gira de despedida.

El príncipe Harry llegó el pasado 26 de febrero y lo hizo rostro serio y resguardado bajo una gorra, queriendo pasar así inadvertido ante los medios que estaban en la estación de tren de Waverley. Mientras que Meghan Markle lo hizo una semana después, el jueves. A ambos los hemos visto juntos en la entrega de los premios Endeavour, concedidos a militares veteranos heridos en acto de servicio. Además, también estuvieron el pasado sábado en el Festival de Música Mountbatten en el Royal Albert Hall de Londres. Ahora, este acto supone el último como miembros de la Familia Real.

Los duques de Sussex han ocupado su lugar en la Abadía

Durante el acto religioso, los duques de Sussex se han sentado en la fila detrás de los duques de Cambridge, al igual que otros años. A pesar de su huida de la Familia Real británica, han ocupado el mismo lugar que el pasado año, por lo que de momento todo sigue su cauce. Será el próximo 31 de marzo cuando Meghan Markle y el príncipe Harry abandonen definitivamente su puesto como miembro de alto rango en la Corona.