Meghan Markle ha dado pistas que apuntan a que podría estar embarazada de su segundo hijo con el príncipe Harry. Además de su incipiente barriguita hay otro detalle que ha hecho sospechar a numerosos medios internacionales


La llegada al mundo del Archie Harrison, el hijo de Meghan Markle y el príncipe Harry de Inglaterra, ha cambiado la vida de sus padres de la noche a la mañana. Los duques de Sussex entendieron que sus vidas no podrían continuar siendo objetivo de los medios y no querían que su hijo sufriese las graves consecuencias mediáticas que ellos han sufrido y que también vivió Harry al ser hijo de la querida Diana de Gales. De ahí su decisión de romper lazos con la Familia Real británica para emprender una vida propia, al otro lado del charco, sin ataduras, sin responsabilidades institucionales y sin tener que dar cuentas de lo que hacen o cómo se ganan la vida. Pero las cosas para ellos bien podrían cambiar en los próximos meses y es que el rumor suena cada vez con mayor fuerza y apunta a la posibilidad de que Meghan Markle esté embarazada de su segundo hijo.

La última aparición pública de Meghan Markle ha dejado tras de sí varias pistas que han sido interpretadas por varios medios internacionales como una clara señal de que está de nuevo en estado de buena esperanza. Además, los últimos movimientos legales de la actriz han venido a reforzar esta idea que cada vez cobra mayor fuerza. La duquesa de Sussex ha solicitado formalmente el aplazamiento del juicio que mantenía abierto con varios tabloides británicos por vulneración al honor e intromisión en su esfera privada, así como por manipulación de información tendenciosa y apropiación indebida de correspondencia privada entre ella y su padre.

GTRES

La fecha del juicio estaba prevista para el próximo mes de enero, pero Meghan Markle ha conseguido aplazar la vista para el mes de octubre, es decir, nueve meses más. ¿Por qué? No han querido ofrecer mayor información sobre los motivos por los que enero no eran una buena fecha para el matrimonio real, pese a haber pasado las vacaciones navideñas y ser una excusa perfecta para regresar a Reino Unido para citarse con su familia política. Meghan Markle se limita a aducir “razones confidenciales” para su ausencia en los tribunales en un proceso iniciado por ella misma.

Puede que esas “razones” sean sus planes de pasar en Los Ángeles sus vacaciones de Navidad con su hijo y su madre, como ya hizo el año pasado en Canadá, lo que le impediría pasar los 14 días de cuarentena impuestos por el Reino Unido para entrar en el país con total seguridad en plena pandemia por el coronavirus. Si su cita en los tribunales estaba prevista para el 11 de enero, esas dos semanas de cuarentena les impedirían disfrutar como desean de sus festejos navideños, pero esto tan solo es una opción. La otra es que podría estar embarazada y en enero ya no podría disimular el incipiente crecimiento de su barriguita.

GTRES

Pero las últimas fotos de Meghan Markle han alimentado los rumores que apuntan a esta segunda opción. Los duques de Sussex se dejaron ver y fotografiar en el Cementerio Nacional de Los Ángeles. La actriz se decantó por un sobrio abrigo negro que no dejaba vislumbrar su silueta, pero son muchos los que lograron apreciar una incipiente barriguita bajo tanta ropa gracias al ajustado cinturón que oprime su abdomen. Un estilo que ya lucía en su primer embarazo y que ahora ha vuelto a lucir, provocando que salten todas las alarmas sobre la posibilidad de que los duques de Sussex estén en estado de buena esperanza.

GTRES

A la espera de conocer si efectivamente Meghan Markle está embarazada de nuevo y le dará un hermanito al pequeño Archie, el primogénito del príncipe Harry sigue siendo el rey de la casa. Ahora mismo se lleva todas las atenciones de sus padres -y de los medios de comunicación-, como así declararon en conversación con la activista afgana Malala Yousafzai: “Nosotros estamos tratando de aprovechar el tiempo de calidad que tenemos con nuestro hijo en estos momentos y no perdernos ni un solo momento de su crecimiento y desarrollo”. Ver crecer a su retoño ahora copa toda su atención, tan solo distraída con el ruido que hace la prensa, que vuelven a adjudicarle a Meghan Markle un nuevo embarazo. ¿Será real? El tiempo será decisivo para saber si es cierto o solo un rumor más.