La reina Isabel de Inglaterra (95) tranquiliza a su pueblo haciendo su reaparición más esperada con una audiencia presencial en Windsor, para la que se ha vestido de flores.


Durante las últimas semanas el pueblo británico ha vivido con desasosiego y preocupación las noticias que publicaban desde el palacio de Buckingham. Siguiendo el consejo de sus médicos, la reina Isabel tenía que retirarse temporalmente de sus compromisos públicos para descansar. Antes incluso llegó a estar ingresada una noche en el hospital. Y el pasado domingo anunciaron que no podía asistir al tradicional servicio en el Cenotafio de Londres a causa de un dolor de espalda.

Todo ello causó un notable sobresalto, dado que en Reino Unido consideran a su soberana más que un monumento, el sólido bastión sobre el que reposan los Windsor. Pero no hay que olvidar que tiene 95 años

la reina isabel retoma la agenda tras periodo de descanso en Windsor
Gtres.

El hecho es que, después de su último acto en persona el pasado 19 de octubre y tras perderse los últimos acontecimientos festivos en el país (algunos tan significativos como las diversas celebraciones por el Día del Recuerdo), ¡la reina Isabel ha vuelto! Y además de manera presencial. Esta mañana ha retomado sus compromisos recibiendo en audiencia al General Sir Nick Carter, en el Castillo de Windsor, tras la renuncia de este a su nombramiento como Jefe del Estado Mayor de Defensa después de ocho años de servicio.

UN ATUENDO COLORIDO PARA SU VUELTA

La soberana, ataviada con un alegre vestido de flores y con su siempre presente collar de perlas, se ha presentado en uno de los salones de pie y sin ayuda de ningún bastón para caminar, como sí la habíamos visto utilizar en sus últimos actos oficiales. Luciendo una sonrisa y muy buen aspecto general, por lo que sin duda estas semanas de reposo le han sentado fenomenal.

Gtres.

Isabel II ha saludado a su invitado con un apretón de manos, tras lo cual se las ha llevado a la espalda en un gesto muy característico suyo. Mientras tanto, le ha dicho: «Bueno, qué pena, ha sido mucho tiempo…», refiriéndose a su marcha del cargo. «El único que creo que ha estado más tiempo fue Lord Mountbatten», ha contestado el General.

Gtres.

Con esta aparición se tranquiliza a la opinión pública tras un tiempo de incertidumbre. Y eso que en mitad de su recomendado periodo de descanso, Isabel II viajó desde Windsor a su residencia campestre de Sandringham para pasar un largo fin de semana y, según dicen, de paso ir preparando las cosas para las próximas navidades.

Su reaparición en la vida pública, sin trampa ni cartón, ha desatado una ola de alegría incontenible en los medios y en las redes sociales. Todo el mundo está exultante de que su reina se encuentre bien y en 2022 desean festejar con ella el Jubileo de Platino para conmemorar sus 75 años en el Trono.