La reina Isabel se pone ‘fashion’ para honrar a su tatarabuela

A sus 93 años, la soberana británica demuestra que la edad no es obstáculo para lucir un estilo elegante y juvenil. Ella también sabe adaptarse...

La reina Isabel de Inglaterra, de 93 años, ha hecho historia en muchos sentidos. No solo por ser la soberana más longeva del mundo, sino también por haber ‘atravesado’ el tiempo viviendo en primera persona los acontecimientos más importantes del último siglo y, en los momentos más oscuros relativos a su persona, incluso sobreviviendo a ellos. Ahora disfruta del momento más dulce entre el pueblo británico: adorada, reconocida como un tótem, la cabeza de los Windsor representa la estabilidad en un mundo en cambio constante. Solo ella parece no cambiar, aunque eso también es algo relativo.

8Aniversario especial

 

Isabel II continúa cumpliendo con su agenda oficial, adaptada a su avanzada edad, pero sin cortapisas. Ayer inauguró una exposición dedicada a la reina Victoria, su tatarabuela, con motivo del 200 aniversario de su nacimiento. Isabel ha superado a esta ilustre antecesora en el Trono y es su más claro referente. Si aquella dio nombre a toda una era, la Victoriana, Isabel podría perfectamente seguir sus pasos…

Un hombre se cuela en palacio y llega hasta las habitaciones de Isabel II.

Pánico en Buckingham: una plaga pone en jaque a la reina.

7Puertas abiertas en palacio

 

La monarca recorrió las Salas de Estado en Buckingham donde se pueden contemplar objetos de la época y pertenecientes a su familiar. En los meses de verano el palacio londinense abre sus puertas al público con alguna muestra. Esta edición tocaba muy de cerca a Isabel y se propone demostrar la enorme influencia de aquella reina en transformar el palacio en la  ajetreada residencia que es hoy.

Kate Middleton enseña con orgullo su jardín a la reina Isabel.

La reina Isabel, devastada por la muerte de una persona de confianza.

6Un vestido elegante y juvenil

 

La reina tuvo el privilegio de hacer una visita privada a la exposición, atendiendo a las explicaciones oportunas. A nadie pasó inadvertido el nuevo estilo que se marca. En las últimas semanas ha dejado de lado los habituales trajes de chaqueta o con sobreabrigo para decantarse por vestidos mucho más ligeros y en alegres estampados florales. Si a ello añadimos ese coqueto detalle del drapeado delantero, el largo perfecto y con mangas, no dudamos de que Isabel es toda una It Queen que marca tendencia en el rango de las señoras más elegantes.

5Recorrido privado

 

Por supuesto, acompañada de sus inseparables perlas en pendientes y collar de varias vueltas. En esta ocasión prescindió de sus habituales guantes. El verano hace que ella también relaje un poco sus costumbres. El hecho es que una rejuvenecida Isabel se deleitó observando todos esos recuerdos de un pasado glorioso de la monarquía británica: instrumentos musicales, cuadros, vajillas, vestidos…

4Costumbres que se siguen manteniendo en la actualidad

 

3Dos reinas frente a frente

 

Hablando de vestimenta, uno de los objetos más llamativos era este traje que en su día lució la reina Victoria. Pasado y presente mirándose cara a cara. ¿Qué pensaría Isabel?

2Lista para sus vacaciones en Escocia

 

La reina Isabel está apurando sus últimos días antes de tomar sus tradicionales vacaciones, tiempo en el que se escapa al castillo de Balmoral en Escocia, mucho más fresquito. Su marido, Felipe de Edimburgo, abandonó la vida pública (tiene 97 años), pero ella se ocupa de mantener alto el listón de los Windsor haciendo un despliegue de actividad digno de admiración.

1Con las nuevas tecnologías

 

Uno de los puntos estrella de esta exposición es la  recreación del magnífico baile de gala que tuvo lugar en Buckingham en 1856 para celebrar el fin de la Guerra de Crimea. Se han utilizado las técnicas más modernas para recrear virtualmente aquella fiesta, con la que Isabel quedó gratamente sorprendida. En cierto modo, las nuevas tecnologías también se han incorporado a su vida (no sabemos si usa el móvil en privado; en público jamás se le ha visto con uno). Nunca es tarde para seguir aprendiendo.