Después de la tormenta siempre llega la calma. La reina Isabel II se ha mostrado muy feliz después de zanjar la polémica alrededor de los duques de Sussex y su deseo de abandonar su papel «senior» dentro de la Familia Real Británica. Sin embargo, y después de haber llegado a un acuerdo, la monarca le ha lanzado una seria petición a su nieto y su mujer.

La reina de Inglaterra está inmersa en los preparativos del próximo acto institucional en el que varios miembros de su familia tendrán que estar presente. Ante este tradicional evento, el día de la Commonwealth (que tendrá lugar el 9 de marzo), la monarca le ha pedido a Meghan Markle y al príncipe Harry que estén presentes. «Isabel II le ha pedido a la pareja que aparque su nuevo estilo de vida, alejados de la realeza, para que acudan a este singular evento«, indica Daily Mail.

De la misma forma, este medio británico asegura, según varios amigos de los duques de Sussex, que la monarca se encuentra extremadamente relajada después de haber llegado a un acuerdo para cumplir su deseo de ser económicamente independientes.

Harry y Meghan Markle dicen no a los Oscar

Por su parte, Harry y Meghan Markle continúan ajenos al Palacio de Buckingham y presumen de su nueva vida. Tal y como ha publicado diversos medios británicos, la actriz estaría en busca de un agente para que le pueda ayudar a preparar su vuelta a la pequeña pantalla. A pesar de su deseo por volver al que un día fue su mundo, los duques de Sussex han rechazado presentar uno de los galardones más importantes de Hollywood. En concreto, el hijo del príncipe Carlos y su mujer fueron invitados por la Academia de cine para entregar un premio Oscar. Sin embargo, la pareja rechazó la oferta.