La sala Ballroom, el salón de baile, del Palacio de Buckingham se ha engalanado con motivo de la primera cena de gala de Carlos III como Rey de Inglaterra. Una cena en honor al presidente de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa, que se encuentra de viaje de Estado en el Reino Unido. A esta cita han acudido más de 150 invitados, entre los que destacan el propio Rey, la reina consorte, Camilla, y los príncipes de Gales, Guillermo y Kate Middleton, quienes también han estado presentes en la ceremonia de recibimiento oficial durante la mañana de este marte 22 de noviembre. Una noche muy especial para el soberano británico, ya que es su primera cena como Rey tras la muerte de su madre, la reina Isabel II, el pasado 8 de septiembre en el castillo de Balmoral.

Kate Middleton
Gtres

El código de vestimenta es claro para este tipo de actos. Ellos, con frac, pajarita blanca y camisa de piqué del mismo color e incluso también pueden lucir el uniforme militar, además e medallas y condecoraciones varias. Ellas, con vestido largo formal y grandes joyones, como es el caso de las tiaras y diademas, quienes acaparan el protagonismo en las casas reales europeas. Kate Middleton ha hecho su primera aparición en una noche de gala como Princesa de Gales enfundada en un impecable vestido blanco. Sin embargo, la tiara que ha escogido para la ocasión ha sido la gran protagonista de la noche por el simbolismo que representa.

Los detalles de la tiara The Lover’s Knot, la favorita de Lady Di y Kate Middleton

Kate Middleton ha elegido la tiara The Lover’s Knot (el nudo de los enamorados), haciendo un guiño así a su suegra. ¿El motivo? Se trata de la diadema favorita de Diana de Gales, un diseño neoclásico realizado en 19 diamantes, brillantes y perlas. Una joya de mucho valor tanto personal como material, que guarda una intrahistoria detrás de la misma. Fue un regalo de bodas que a Reina Isabel II le quiso hacer a Lady Di en 1981. Esta era una pieza propiedad de la Reina Mary, esposa del Rey Jorge V. Fue creada por los exclusivos joyeros Garrard en el año 1914. Llama especialmente la atención que esté realizada en plata y aderezada con diamantes y perlas propiedad del joyero privado de la abuela de la Reina Mary.