El documental «El día que Will & Kate se casaron» ha levantado ampollas en Reino Unido por lo que da a entender sobre Kate Middleton: ¿buscó intencionadamente al príncipe?


El próximo 29 de abril se cumplen diez años de la boda del príncipe Guillermo de Inglaterra y Kate Middleton. Fue una boda real que recuperaba la idea de cuento de hadas perdida tras el descalabro matrimonial del príncipe Carlos y Diana de Gales. Una pareja joven y guapa que culminaba casi una década de noviazgo (con una ruptura y reconciliación incluidas) y que a los británicos les encanta recordar. Por eso mismo se acaba de emitir en Reino Unido un nuevo documental sobre aquel enlace… pero que no ha satisfecho a todo el mundo.

Titulado «The day Will & Kate got married» («El día que Will y Kate se casaron»), producido por Finestripe Productions para la cadena ITV, en él se descubren los secretos de los preparativos del enlace, del noviazgo de la pareja y analizan cómo han modernizado la monarquía británica y cómo se están preparando para su futuro papel como rey y reina de Inglaterra. Uno de los participantes del documental es nada menos que Gary Goldsmith, tío de la ahora duquesa de Cambridge, quien revela aspectos antes desconocidos sobre la boda y los orígenes familiares.

A los espectadores no les ha pasado inadvertidas algunas referencias oscuras sobre Kate Middleton, como cuando se habla de «la futura discordia que podría dividir a la Familia Real» o cuando se menciona que la joven «tuvo un repentino cambio de planes» sobre a qué universidad asistiría y qué carrera estudiaría «por razones desconocidas». Guillermo y Kate se conocieron precisamente estudiando ambos Historia del Arte en la universidad de St. Andrews, en Escocia. Inicialmente Kate había optado por la universidad de Edimburgo. El diario The Telegraph dice que se hace un retrato de ella sugiriendo la idea de ser una «buscadora de oro». ¿Buscó Kate intencionadamente al príncipe para conquistarlo?

Por otro lado, hay comentarios sobre lo innecesario de introducir a Harry y Meghan en un documental que trataba sobre la boda de los duques de Cambridge, ya que la narración empezaba así: «Nadie podía haber imaginado que los hermanos tomarían caminos separados diez años después».

Finestripe Productions.

Uno de los testimonios más valiosos es el de Gary Goldsmith, tío de Kate Middleton y hermano menor de su madre, Carole, quien ofrece una entrevista a cámara por primera vez. Él reside en una mansión en Ibiza, que en su día fue descrita como la ‘Casa de Bang Bang’, por el presunto libertinaje que reinaba entre sus paredes, y asegura: «Es un cuento de hadas más allá de los cuentos de hadas. Nosotros provenimos de un origen realmente humilde. Mi padre era pintor y decorador, mi madre era contable y su nieta mayor estaba en la abadía de Westminster casándose con el futuro rey de este país».

Finestripe Productions.

Fiona Cairns, la pastelera encargada de realizar la tarta nupcial, también sale en este trabajo, revelando el reto que supuso hacer una tarta de frutas de ocho pisos de altura en Buckingham: «Cuando la reina vino a vernos, el pastel estaba completamente terminado. Recuerdo que nos dijo: ‘He oído que habéis estado desmantelando mi casa’, y yo le contesté: ‘Bien, tenemos que quitar una puerta para que pueda pasar el carro con la tarta’. Al final todo volvió a ponerse en su sitio y salió bien».

También interviene Gemma Murray, que trabajó en el encaje del vestido de novia diseñado por Sarah Burton, directora creativa de la firma Alexander McQueen, y marcó toda una época. Alrededor de 37 millones de británicos fueron testigos emocionados del  «sí, quiero» de Guillermo y Kate y la mayoría no está dispuesta a que se empañe su imagen.