Un hombre de 53 años dice ser el hijo secreto del príncipe Carlos y Camilla Parker Bowles, además de asegurar que Lady Di lo sabía todo y que cuando fue a contárselo al mundo decidieron matarla. También que el ‘Megxit’ es una cortina de humo y que en la polémica reunión familiar en realidad se trató su caso y no salida de Harry y Meghan de la familia. Vea su increíble historia


Simon Charles Dorante-Day está convencido que es el legítimo heredero al trono británico y es que este joven australiano asegura ser hijo ilegítimo del príncipe Carlos de Inglaterra y su actual esposa, la duquesa de Cornualles, Camilla Parker Bowles. Una rocambolesca historia que sigue su curso años después de que diese el salto a los titulares sin demasiada fortuna y es que de manera sistemática se ha encontrado con un muro de desconfianza, pues son muy pocos los que dan por cierta su historia. Desde hace más de 30 años este australiano lucha para que se le reconozca como nieto primogénito de la reina Isabel II de Inglaterra y, con ello, su derecho sucesorio al trono británico. Es más, tan convencido está de la veracidad de su testimonio, que incluso está dispuesto a llevar al príncipe Guillermo a los tribunales para disputarle la corona y su puesto en Buckingham.

La relación entre el príncipe Carlos de Inglaterra y Camilla Parker Bowles viene de lejos. De hecho, según los expertos historiadores que asesoran la serie de Netflix, ‘The Crown’ ya dejaron claro que su romance comenzó incluso antes de que la princesa Diana de Gales apareciese en palacio. En esa época ambos eran solteros, pero después ella se casó y él aguardó a que el amor le diese una segunda oportunidad, la cual llegó con Lady Di. Cuando él enviudó y ella se divorció, finalmente pudieron reconciliar su pasado y apostar por un amor que superó la prueba del tiempo 60 años después con una boda que tuvo lugar en 2005. Una historia vivida de cara a la galería que les valió la acusación de ser los malos de la película, por mantener un amor prohibido y furtivo a espaldas de la querida Diana.

Pero lo que pocos conocían, quizá incluso ellos mismos, es que fruto de ese amor nació supuestamente Simon Charles Dorante-Day hace ya 53 años. Al menos eso es lo que mantiene este australiano, que dice ser el hijo secreto de este amor furtivo y, por tanto, primogénito del príncipe Carlos de Inglaterra y, con ello también, con derechos sucesorios al trono británico. Se podría rizar aún más el rizo si, además, tenemos en cuenta que este hombre es amigo íntimo de Robert Brown, otro hombre que quiere poner en jaque a Buckingham desde hace años, al afirmar que es el hijo secreto de la princesa Margarita. Quizá más que amigos deberían considerarse familiares bastardos y es que ambos persiguen un objetivo común: ser reconocidos como miembros de la familia real británica, algo que no ha sucedido en las últimas décadas.

Simon Charles Dorante-Day, con ello, asegura incluso que nació antes de que la princesa Diana de Gales se convirtiese en esposa de su supuesto padre. Fijándonos en las fechas, hace 53 años el príncipe Carlos tenía 17 años, mientras que Camilla, su presunta madre según él, tenía 18 y ambos eran solteros. Él explica que, en 1966, año en el que nació, la duquesa de Cornualles desapareció durante nueve meses. Dice que estuvo con su madre biológica durante sus primeros meses de vida, hasta que fue puesto en adopción y adjudicado a dedo a una familia amiga de los Windsor: supuestamente sus abuelos adoptivos formaban parte del servicio de una de las propiedades de la reina Isabel II. Una historia que él descubrió por boca de su abuela adoptiva, quien en un arrebato le confesó que él era hijo secreto del príncipe Carlos y Camilla, que no podían hacerse cargo de él por nacer en el seno de una relación de juventud que no se había formalizado.

Desde entonces se hace llamar príncipe Simon y ha tratado por todos los medios que Buckingham le entregue pruebas de ADN que pudiesen mostrar el parentesco que él asegura mantener con la familia real. Algo que no se ha producido en las cuatro ocasiones en las que lo ha solicitado. Pero sus delirios principescos van más allá de realizar montajes en Facebook para mostrar su parecido físico, sino que incluso ha llegado a afirmar que Diana de Gales conocía de su existencia y que incluso que la intención de Lady Di de desvelar esta verdad al mundo fue lo que provocó que fuese asesinada en París la trágica noche de agosto en la que perdió la vida. La teoría de la conspiración sobre su muerte se puede retorcer aún más para el asombro de todos. También dice que en 2020, cuando la familia real británica se reunió de urgencia para tratar el tema de la salida del príncipe Harry y Meghan Markle de la familia, en realidad lo que se trató fue su caso y no el ‘Megxit’, el cual considera una cortina de humo para silenciar su verdad. Quizá haya que reescribir la historia de Inglaterra si da sus frutos la demanda que ha interpuesto en los tribunales australianos donde, por el momento, tan solo ha provocado las risas de los jueces.