El divulgador científico, David Attenborough, le ha hecho un regalo muy especial a los tres hijos del príncipe Guillermo y Kate Middleton.


Tras haber estado seis meses viviendo en su casa de campo de Anmer Hall en Norfolk, los duques de Cambridge (y sus hijos) han regresado al Palacio de Kensington. Perfectamente instalados de nuevo en la capital británica, el príncipe Guillermo y Kate Middleton han retomado su agenda siguiendo todos los protocolos de seguridad. Esta semana, el nieto de la reina Isabel II y su mujer han protagonizado un simpático encuentro con David Attenborough. Aunque, a decir verdad, han sido los hijos de la pareja los que se han mostrado más entusiasmados por la visita del conocido presentador y científico.

Con motivo del estreno de ‘Una vida en nuestro planeta’, el documental de David Attenborough en Netflix, el presentador ha visitado a los duques de Cambridge y a sus hijos para intercambiar impresiones. En su encuentro, el británico le ha regalado un diente gigante fosilizado de un tiburón extinto al príncipe George, un gesto que le ha dejado cautivado y con el que no ha podido evitar disimular su cara de entusiasmo y felicidad.

Un fósil que perteneció a un tiburón que vivió en la tierra hace 23 millones de años y que tiene un significado muy especial para el divulgador científico puesto que este se encontró con esta pieza durante unas vacaciones familiares en Malta en los años 60. En concreto, tal y como él mismo les ha explicado, el diente estaba incrustado en una piedra caliza amarilla que se encontraba en la isla.

Los jóvenes Jorge, Carlota y Louis han atendido a las explicaciones del científico sobre el fósil que les había entregado y no han dudado en hacerle un sinfín de preguntas. Curiosos por naturaleza, los tres hijos de los duques de Cambridge han mostrado su entusiasmo al estar cerca del británico. Después de conocer a su ídolo, la familia ha disfrutado de un visionado privado del documental en los jardines de su hogar. Eso sí, manteniendo siempre la distancia de seguridad impuestas por las autoridades sanitarias.

Redes sociales

Minutos después de acabar el documental, en el que David Attenbourgh reflexiona sobre los momento decisivos del trabajo de su vida y los devastadores cambios que ha presenciado, el príncipe Guillermo y su invitado han intercambiado opiniones sobre cuestiones medioambientales. Cabe recordar que, el duque de Cambridge y el conocido presentador coincidieron en 2019 en Davos (Suiza), en el Foro Económico Mundial, en donde advirtió que la humanidad debía actuar con rapidez para evitar que algunas partes del mundo fueran aniquiladas.

También ha llamado la atención el hecho de que los duques de Cambridge asistieran a un visionado privado del documental que se emitirá en Netflix, la plataforma de streaming con la que los duques de Sussex han firmado un acuerdo millonario. En concreto, el príncipe Harry y Meghan Markle preparan sus propios programas de televisión que tendrán una visión política sobre la igualdad y feminismo. Además, según medios británicos, el matrimonio planea hacer un documental sobre la imagen y el legado de Diana de Gales, algo que, tal y como se publicaba, podría haber molestado al duque de Cambridge.

Guillermo y Harry, unidos por la misma lucha

Con este encuentro, queda patente la preocupación que tiene el príncipe Guillermo por el cambio climático. Una cuestión por la que también lucha su hermano, el príncipe Harry. En concreto, hace unos meses, el hijo de Carlos de Inglaterra escribió una carta con motivo del aniversario de African Park, la fundación de la que es presidente, y en la que describía todas sus preocupaciones sobre el futuro del mundo y del planeta, así como de las nuevas generaciones que vienen tras él.

«Quizás tenemos por delante una década para poder corregir el rumbo del mundo antes de que se acabe nuestro destino. Algunas pruebas científicas sugieren que los orígenes del virus pueden estar relacionados con la explotación de nuestra naturaleza», admitía y apelaba a la conciencia social para garantizar «que podamos darles a nuestros hijos el futuro que merecen».