Harry de Inglaterra y Meghan Markle acudieron a ayudar a una ong de expresidiarios poco después de conocerse que cobrarán más de un millón de euros por conferencia.


Hacía semanas que los duques de Sussex no aparecían en público, pero el misterio ha llegado a su fin. Y se ha resuelto de una manera previsible: el príncipe Harry y Meghan Markle visitando una ong enfocada a rehabilitar expresidiarios en Los Ángeles, ciudad en la que residen desde finales del pasado marzo. Desde que la pareja decidiera renunciar a su estatus real y proseguir su camino sin el amparo de la reina Isabel de Inglaterra, su modo de buscarse la vida es ayudar a los demás en la medida de sus posibilidades. Porque aunque ya no pertenezcan a la realeza, siguen teniendo un gran tirón comercial. Y lo saben.

El confinamiento generalizado por la crisis del coronavirus les había dejado ‘encerrados’ en su lujosa mansión de Beverly Hills, pero una vez abiertas las puertas, el matrimonio estaba deseando acudir de manera presencial a apoyar algunas de las causas que les interesan. Así pues, esta visita era muy importante. Sin embargo, coincidía con la noticia de la firma de un nuevo contrato que, más allá de las tareas solidarias y benéficas, les puede resolver (económicamente) la vida…

Sí, porque Harry de Inglaterra y Meghan Markle acaban de dar un paso más hacia su independencia. Y no puede ser más ventajoso. La agencia Harry Walker les ha contratado como oradores o conferenciantes, según informaba el diario Los Angeles Times. Se trata de la misma agencia, radicada en Nueva York, que lleva a otros ilustres nombres como el matrimonio de Barack y Michelle Obama y Bill Clinton, entre otros. Como se puede suponer, el acuerdo les beneficiará y mucho (al igual que a sus empleadores), y confían tanto en su labor que ganarán más de un millón de euros por aparición (en concreto, casi 1.108.000 euros).

El trabajo consistirá en formar parte de debates moderados y en dar discursos con asociaciones comerciales, corporaciones y foros comunitarios. ¿Los asuntos a tratar?: la justicia racial, la igualdad de género, la preocupación por el medioambiente y la salud mental, todos ellas causas que los duques han venido defendiendo desde su ya extinta organización Sussex Royal. Recordemos que la abuela de Harry les prohibió utilizar el término «royal», es decir, real.

Harry y Meghan están en vías de lanzar su nuevo proyecto benéfico, llamado Archewell, el mismo que, como os informamos hace unos días, ha tenido que retrasarse debido a los errores de forma en los trámites administrativos de registro. La Agencia Estatal de Patentes Estadounidense la echó atrás después de detectar anomalías como la falta de la firma y el pago de las tasas correspondientes. Tienen hasta el próximo 22 de agosto para subsanarlo. Por ahora, la pareja continúa por libre, contando solo con sus nombres, que ya son bastante…