El motivo por el que Harry y Meghan ya no son invitados a las fiestas más VIP de Reino Unido

Los duques de Sussex no dejan de estar en el candelero. Desde que Meghan Markle y el príncipe Harry contrajeron matrimonio, mayo del 2018, son pocas las semanas en las que no se hayan convertido en objeto de polémica. Sus decisiones, gestos o manera de concebir sus obligaciones como miembros de la Casa Real Británica, los hace constantemente objeto de crítica. Y es que la pareja parece haberse convertido en presencias ‘incómodas’ en los ámbitos más exclusivos del Reino Unido.

Meghan Markle, víctima de la misma estafa que sufrió Susanna Griso

15No son invitados a las fiestas VIP

Meghan y Harry no son invitados a las fiestas más VIP de Reino Unido. Así lo ha contado el diario inglés ‘Daily Mail’, que afirma que los duques de Sussex se han convertido en personas ‘non grata’ en los eventos más importantes de Gran Bretaña. Rumor que se suma a las continuas polémicas en las que se ven envueltos frecuentemente.

La crítica machista de Kevin Costner a Meghan Markle

14Los motivos del ‘veto’

Al parecer, el matrimonio no cumple con las normas de protocolo que rigen las fiestas celebradas por la clase alta británica. Hecho que ya les está costando más de un disgusto, y es que las personas más distinguidas del Reino Unido ya no quieren que el nieto de la reina Isabel y la actriz americana acudan a sus eventos.

El inspirador y emotivo homenaje de los duques de Sussex a Lady Di

13Una duquesa muy americana

Parece que las costumbres de Meghan Markle no se adecuan al estricto protocolo inglés. Algunas voces consideran que la nueva duquesa de Sussex es demasiado americana, motivo por el que se comporta más como una actriz de Hollywood que como un miembro de la Casa Real.

Meghan Markle, de actriz a ‘princesa’ y ahora también escritora

12Demasiado cariñosos

El ya citado diario inglés apunta que algunas personas consideran que la actitud de Meghan Markle y el príncipe Harry es demasiado cariñosa. Muestras de amor y afecto que son realizas en público y que parecen molestar, y mucho, a la clase alta de su país. Toda una provocación que los más VIP de Reino Unido no están dispuestos a tolerar.

Así es la lujosa mansión donde vivió Meghan: a la venta por 1,6 millones

11No obedecen el protocolo

Según el protocolo británico, el hecho que una pareja muestre en exceso el cariño que se tienen, va en contra de todo decoro social. Asunto que choca radicalmente con la espontaneidad de la que los duques de Sussex hacen gala cada vez que son vistos en algún evento.

10Irrespetuosa con el ‘dress code’

Meghan Markle ha resultado ser la peor parada a ojos de la crítica, y es que la nueva de príncipe Carlos parece revelarse en aspectos tan importantes como el ‘dress code’. En el pasado torneo de Wimbledon, la duquesa de Sussex acudió a ver a su amiga Serena Williams vestida con unos vaqueros. Indumentaria que no ha sido vista de forma positiva por los más conservadores.

9Una manera de hablar ‘muy vulgar’

El protocolo inglés apunta que para pronunciar de manera elegante, hay que utilizar el acento francés en la primera palabra -haciendo hincapié en las tres sílabas-. Lo que conlleva que deje de sonar americano, gesto que para la alta sociedad británica es un signo de distinción y elegancia. Algo que Meghan Markle no cumple de manera habitual.

8El despilfarro de Meghan Markle

Muy criticada está siendo también los gastos de Meghan Markle. La duquesa de Sussex parece haberle cogido el gusto al consumismo, algo que para muchos ingleses es un síntoma de despilfarro y que queda en muy mal lugar el nombre de la Casa Real.

7Una reforma millonaria

Para la remodelación de Frogmore Cottage, residencia a la que decidieron trasladarse y que está alejada de Windosr, la pareja ha empleado un total de tres millones de dólares. Una reforma millonaria que ha ocupado multitud de titulares en los que se pone en tela de juicio la imagen de los duques de Sussex.

6Su polémico ‘baby shower’

Otro de los escándalos que ha perseguido a Meghan Markle en el último año, ha sido su ‘baby shower’ en Nueva York. Una fiesta en la que reunió a viejos amigos y que llevó consigo una serie de gastos que para mucho han sido excesivos, un detalle que no hace ningún bien a la figura de la esposa del príncipe Harry.

5Solo dos hijos

Hace unas pocas semanas, los duques de Sussex revelaron que solo querían tener un par de hijos por motivos que aludían al medio ambiente. Cuestión que ha sido muy criticada en Reino Unido, sobre todo por el político Niguel Farage, que se ha atrevido a hacer humor con el asunto. «Si el príncipe Harry tiene dos hijos es irrelevante, dado que ahora hay 2.600 millones de chinos e indios en la Tierra», afirmaba el independentista inglés.

4Un ducado a su manera

Para nadie es un secreto que tanto Meghan Markle como el príncipe Harry, están llevado a cabo sus obligaciones en el ducado de una manera muy personal. La pareja no ha querido ceñirse a las reglas que ya estaban establecidas, optando por comportarse de una manera mucho más fresca y digamos que actual.

3Muy felices

De lo que no cabe duda es que el matrimonio se encuentra en un momento muy dulce. La pareja acaba de traer al mundo a su primer hijo, Archie, que se ha convertido en la guinda de un pastel aparentemente perfecto. Una felicidad casi completa, con la que logran combatir todas las críticas.

2¿Alejados de la familia?

La decisión de cambiar su residencia en el Palacio de Windsor por otra mucho más alejada, suscitó polémica. Algunos consideraron que el matrimonio no tiene una buena relación con el príncipe Guillermo y Kate Middleton, algo que intentan desmentir mediante gestos de acercamiento cada vez que son vistos juntos públicamente.

1De rebelde a enamorado

El príncipe Harry fue durante años el miembro más díscolo de la Casa Real Británica. Un joven que parecía estar muy perdido, pero que tras encontrar el amor en los brazos de Meghan Markle ha cambiado su actitud tanto delante, como detrás de los medios de comunicación.