El príncipe Harry y Meghan Markle han decidido plantar a la familia real de nuevo en un acto de vital importancia para el clan delante de las cámaras. Todos les esperaban este martes en Kensington, pero han decidido causar baja en el último momento


El príncipe Harry y Meghan Markle han dejado claro ya con su salida de la familia real británica que primero están ellos, sus hijos y después, si encuentran un hueco y no les viene demasiado mal, el resto del mundo. La Corona y la familia han dejado de ser una prioridad para ellos y así lo han vuelto a demostrar al conocerse que plantarán a todo el clan Windsor y Spencer en un homenaje que tenía a la princesa Diana de Gales como protagonista. Un acontecimiento que, dado el potente vínculo emocional con el príncipe Harry, hacía casi obligatoria su presencia en Reino Unido. Sin embargo, defraudando a propios y extraños, este regreso al hogar no se va a producir. Al menos no en la fecha establecida y sin fijar otra en el calendario próximo.

Ya han pasado 24 años desde que la princesa Diana de Gales perdiese la vida en un trágico accidente de coche por las calles de París, generando con ello cientos de especulaciones y alzando a la esposa del príncipe Carlos en leyenda. Su memoria sigue viva, en parte, gracias a los homenajes que de manera recurrente centran todas las miradas en su figura. Así sucederá de nuevo este martes en el palacio de Kensington, la que fuese su hogar con su marido y sus hijos hasta que la separación matrimonial disolvió su unión, desestabilizando a la familia, la institución, el país y casi el mundo entero.

A la cita acudirán cerca de un centenar de personalidades que han compartido vivencias con la princesa Diana de Gales y que sienten que fue una persona importante en sus vidas. Toda la familia real británica estará presente, también grandes amigos de Lady Di, como fue Elton John, aunque entre tan nutrido grupo de personas unidas por un mismo recuerdo habrá una sonada ausencia, la de los duques de Sussex y sus hijos, tal y como ha podido confirmar desde la revista ‘Hello’. A pesar de que en las últimas semanas se había hablado mucho sobre el motivo que pondrá al príncipe Harry y Meghan Markle de nuevo en suelo británico, ahora se ha dado por seguro su baja de la convocatoria.

La pasión con la que el príncipe Harry recuerda a su madre siempre la ha dejado patente en sus entrevistas más personales. El dolor con el que recuerda su muerte y la ausencia en las etapas más importantes de su vida provocaron su descenso a los infiernos, protagonizados por fiestas, coqueteo con las drogas e incluso problemas de salud mental. Un dolor que tan solo habla del amor que atesoraba y que le llevó el pasado 1 de julio a regresar a Reino Unido el día que su madre cumpliría 60 años para inaugurar una estatua homenaje a la princesa Diana de Gales que ahora descansa en los jardines de Kensington. Esta obra, realizada por el escultor Ian Broadley, es el motivo de la cita que todos tienen este 12 de octubre, dado que la pandemia del coronavirus ha impedido que tenga lugar con normalidad antes. El príncipe Harry ya vio la obra y pudo tocarla y sentir con ello más cerca a su madre, pero no considera que con este acto público en el que se citarán su familia, aquella con la que no mantiene buena relación, con la prensa sea el lugar idóneo en el que recordar a su madre.

Gtres

El príncipe Harry también tuvo oportunidad de regresar a su país tras instalarse en Estados Unidos con motivo de la muerte de su abuelo, el duque de Edimburgo. Estuvo presente en los festejos fúnebres y en todos los actos públicos y privados que la familia orquestó para despedirse del marido de la reina Isabel II. Lo hizo solo, dado que el avanzado estado de gestación de Meghan Markle hacía desaconsejable que viajase en avión y más cruzando el Atlántico durante tantas horas.

Con ello, Meghan Markle lleva sin pisar suelo británico desde el pasado mes de marzo de 2019, cuando hizo las maletas para no regresar más y tras darle la espalda a su familia política al considerar que no había sido del todo bien acogida y que con su entrada al clan el foco mediático había ejercido una nefasta presión en su vida hasta el punto de replantearse en quitársela para ser libre. Por fortuna se lo comentó a su marido y optaron por alejarse de los problemas y comenzar una nueva andadura, aunque las críticas sigan cebándose con sus decisiones, que ahora les llevan a decir no a la familia real y a plantar a todos en el último homenaje que se prepara en memoria de la princesa Diana de Gales.