Kate Middleton seduce en su gira por el Caribe con vestidos coloridos y una elegancia natural que logra eclipsar las críticas por el pasado colonial británico.


El príncipe Guillermo y Kate Middleton apuran ya los últimos días de su gira por el Caribe, que finaliza este sábado 26 de marzo en Bahamas. Pero antes de emprender el regreso a Reino Unido, ambos nos siguen dejando imágenes impagables, y en especial la duquesa de Cambridge, cuyo despliegue ‘fashion’ está siendo de premio.

Gtres.

La última parte de este viaje se desarrolla en Bahamas, donde el matrimonio se encuentra ahora mismo. Empezó con un guiño muy delicado por parte de Kate, al aterrizar vestida con un traje en color aguamarina, de Emilia Wickstead, en homenaje a la bandera del país. Una coleta alta y unos llamativos pendientes de aro remataban un look precioso, que es ‘solo’ uno más de la tanda de estilismos icónicos que se ha ido poniendo a lo largo de este tour.

Poco antes, durante sus últimos compromisos en Jamaica, Kate Middleton conquistó con otros diseños ‘Made in England’. El más espectacular fue el que llevó para asistir a un importante desfile militar en Kingston. El príncipe Guillermo y su esposa desfilaron en un vehículo Land Rover vintage que ya utilizó la soberana británica en anteriores visitas a este país.

Gtres.

Kate acaparaba la atención con un vestido de encaje blanco con escote cuadrado y manga corta de Alexander McQueen, que adornó con un elegante tocado floral de Philip Treacy. El vestido recordaba mucho a otro lucido por la propia reina Isabel durante un viaje a Australia en 1957.

No era el único guiño. Kate también se puso un brazalete de perlas que perteneció a su suegra, Diana de Gales. Estaba guapísima.

Para pasar sus últimos minutos en tierras jamaicanas, Kate Middleton eligió otro vestido en color verde, de tipo cóctel, firmado por Emilia Wickstead. En el pecho llevaba prendido un broche de colibrí, de nuevo prestado por su abuela la reina. Se trataba de una joya con historia, pues se la regalaron a la monarca durante su visita a Jamaica en 2002.

Gtres.

Esta gira caribeña ha vuelto a poner bajo el foco a Kate Middleton, quien se ha convertido en la mejor embajadora de la moda británica. En general el viaje ha ido de maravilla, aunque la pareja también ha tenido que encajar las críticas y las manifestaciones en contra debido al pasado colonial esclavista del antiguo Imperio Británico.

Guillermo y Kate lo han afrontado todo esto con empatía y asumiendo los errores del pasado. El príncipe decía en un discurso sentir «profundo dolor» por esa situación. Y en el caso de Kate Middleton, lo ha hecho demostrando una enorme cercanía y profesionalidad, además de sacar unos estilismos con los que está increíble y honra a sus anfitriones al mismo tiempo.