El matrimonio regresa a su domicilio familiar con su bebé en brazos. Por el momento, no se ha hecho público el nombre del pequeño.


El pasado martes 9 de febrero, la princesa Eugenia de York y su marido, Jack Brooksbank, ponían el broche de oro a su relación y daban la bienvenida a su primer hijo en común. Tan solo unos días después, la pareja ha abandonado el hospital y ya pueden disfrutar del pequeño en su casa.

Gtres

Sentada en la parte de atrás del vehículo, Eugenia de York, la hija del príncipe Andrés y Sarah Ferguson, con una sonrisa de oreja a oreja, saludaba a los medios que se encontraban a las puertas del hospital de Portland. La nieta de la reina Isabel II no se ha querido despegar ni un segundo del recién nacido mientras que el feliz padre primerizo conducía el vehículo rumbo a su residencia familiar.

La princesa Eugenia de York comunicaba ella misma la feliz noticia a través de sus redes sociales junto a una preciosa imagen (en blanco y negro) en la que se veía la pequeña mano del recién nacido entrelazada con las suyas. A pesar de que momento no ha trascendido el nombre del noveno bisnieto de la monarca, lo cierto es que a través de un comunicado oficial, han indicado que nació a las 8:55 horas del 9 de febrero y pesó 3,67 kilogramos. «Este es el primer hijo de la princesa Eugenia y Jack Brooksbank, el duque de York y Sarah, el primer nieto de la duquesa de York, y el noveno bisnieto de la reina y el duque de Edimburgo. Su Alteza Real y su hijo están bien», explicaron desde el Palacio de Buckingham.

Gtres

Tras la buena noticia del anuncio de su embarazo, lo cierto es que el nacimiento del hijo de Eugenia de York estuvo en boca de todo el mundo debido a que se comunicó que no tendrá título nobiliario y no gozará de tratamiento como Alteza Real. Eso sí, tendrá opciones de ocupar el trono británico. En la actualidad, la nieta de la reina Isabel II ocupa la décima posición en la línea de sucesión al trono, justo por detrás de su hermana mayor, la princesa Beatriz. Ambas, por detrás de su padre, el príncipe Andrés que ocupa la posición séptima. Siguiendo la línea sucesoria, tras el nacimiento de este nuevo retoño, el niño ocupará el undécimo lugar en la línea de sucesión al trono, desplazando al príncipe Eduardo, conde de Wessex, que hasta ahora ocupaba dicho lugar.

El pasado mes de septiembre, Eugenia de York anunciaba a través de sus redes sociales que estaba esperando su primer hijo. Lo hacía con una fotografía en la que aparecían unos simpáticos y simpáticos patucos con forma de oso. La buena noticia llegaba en uno de los años más complicados para la pareja y que comunicaron a pocos días de que se cumpliera su segundo aniversario de boda.

La polémica mudanza de Eugenia de York y su marido en la recta final del embarazo

Gtres

El pasado mes de diciembre, el príncipe Harry y Meghan Markle llegaron a un acuerdo con Eugenia de York y su marido para que estos últimos pudieran vivir durante un tiempo en Frogmore Cottage. Un bonito detalle del matrimonio que caía en saco roto a las pocas semanas de firmar el acuerdo. Seis semanas después de instalarse en la residencia oficial de los duques de Sussex en Reino Unido, la hija del príncipe Andrés y Jack Brooksbank abandonaba sin ningún tipo de explicación la residencia para regresar a Ivy Cottage, una preciosa casa dentro de los terrenos del Palacio de Kensington.

«Frogmore Cottage vuelve a estar vacía. ¿Por qué nadie quiere vivir ahí?¿Qué le pasa a ese sitio? La casa se equipó pensando en los gusto de Meghan y Harry para criar a Archie, es un lugar que está perfectamente acondicionado para que una pareja tenga un bebé», indicaba en su momento una fuente cercana al personal de la residencia a ‘The Sun’.

Antes de instalarse en Ivy Cottage, la princesa Eugenia vivía en el cercano Palacio de St. James junto a su hermana mayor, la princesa Beatriz. Con anterioridad, la hija pequeña del príncipe Andrés y Sarah Ferguson estuvo viviendo en Nueva York, mientras trabajaba para la firma de subastas Paddle8. Eugenia y su hermana están muy ligadas al Royal Lodge, la residencia oficial de príncipe Andrés en Windsor.