GTRES

Así se enteró el Príncipe Harry que su madre, Lady Di, había muerto

En su libro de memorias, 'Spare', el Príncipe Harry revela que hasta los 20 años creyó que su madre había fingido su muerte para escapar de la presión mediática.

Diana de Gales perdió la vida en un trágico accidente de coche en París el 31 de agosto de 1997. Cuando eso sucedió, El Príncipe Guillermo tenía 15 años y su hermano, el Príncipe Harry, 12. Una edad demasiado temprana para quedarse huérfano. El hijo menor del soberano de Inglaterra ha hablado por primera vez en 'Spare', su explosivo libro de memorias -cargado de bombas contra la Familia Real británica-, de cómo se enteró del fallecimiento de Lady Di. La noticia de que habían perdido a su madre se la dio el Rey Carlos III. Y, contrariamente a cómo nos podríamos imaginar, la manera en la que le comunicó esta tragedia fue absolutamente insólita.

GTRES

En su autobiografía, el Príncipe Harry recuerda que el verano de 1997 fue el más feliz de su vida. La princesa Diana llevaba un año divorciada del entonces príncipe Carlos, y en el mes de julio se fue con sus hijos a la Costa Azul para disfrutar de unas vacaciones estivales. El duque de Sussex recuerda que lo pasaron de maravilla, que su madre y sus hijos surcaron las aguas del Mediterráneo en motos de agua. Esta le presentó a un amigo al que no menciona, pero se sobreentiende que se refiere a Dodi Al Fayed, su pareja entonces. Los días en las playas de Francia fueron memorables. Una vez finalizado el viaje, él y Guillermo regresaron al Reino Unido para continuar sus vacaciones en Balmoral.

"Mi padre no me abrazó", recuerda el Príncipe Harry sobre el momento en el que su padre le comunicó la muerte de Diana de Gales

Harry recuerda que la residencia de verano de la Familia Real británica era para los hermanos un lugar maravilloso. Allí no tenían que cumplir con obligaciones y podían disfrutar de un sinfín de actividades "a cielo abierto". En efecto, este era el lugar preferido de Isabel II utilizaba este castillo-que no era una de sus residencias oficiales- para hacer lo que más le gustaba: montar a caballo, pasear con sus perros o cazar. En el interior de la fortaleza había dos habitaciones contiguas para los jóvenes príncipes. Estas disponían cada una de baño propio. Un baño en el que un jovencísimo Harry se bañaba antes de cenar con su hermano en una sala de estar en las que se le permitía ver la televisión. Todas las noches, a las 20 horas, su padre iba a darles un beso antes de dirigirse al comedor donde tenía lugar la cena para los adultos, en la que, por protocolo, los hombres acudían ataviados con esmoquin. Harry recuerda que su padre se sentó al lado de su cama. Y le dijo: "Querido hijo" antes de explicarle que Diana había tenido un accidente y que no se había recuperado. El Príncipe recuerda que en ese momento no derramó una lágrima. "Mi padre no me abrazó. No se le daba muy bien expresar sus emociones en circunstancias normales", dice. "Es cierto que posó la mano una vez más sobre mi rodilla y me dijo: Todo irá bien".

GTRES

Aquella noche, el Príncipe Harry no recibió ninguna otra visita en su habitación. Él y su hermano pasaron la noche completamente solos. Él imaginó que su padre quizás había tenido antes la misma conversación con su hermano. Al día siguiente, a las 9 de la mañana, se despertó al son de las gaitas que despertaban a la Reina. Ese día transcurrió con absoluta normalidad, como si nada hubiese sucedido. Esto hizo pensar a Harry que quizás su madre estaba bien y que en cualquier momento podría hablar con ella por teléfono. Llama la atención que, ante la falta de muestras de cariño en un momento así, Harry albergó la esperanza de que su madre estuviera bien durante mucho tiempo. Ahora considera que este pensamiento fue una manera de protegerse. Hasta bien pasados los 20 años estaba convencido de que su madre fingió su propia muerte para alejarse de la presión mediática y ser feliz. "Por una vez pensé que el engaño no me lo jugaba la gente que me rodeaba, ni la prensa, sino mamá. Su vida ha sido miserable, ha sido acosada, hostigada, mentida, engañada. Así que ha montado un accidente como distracción y se ha escapado", pensaba.

El Príncipe Harry y su hermano Guillermo han pasado por el Puente del Alma, en París, donde perdió la vida Diana de Gales

En "Spare", el hijo menor de Carlos III admite que se ha pasado las décadas siguientes intentando averiguar qué ocurrió realmente aquella fatídica noche, y que sólo ha conseguido que le convenzan de que no pida que se reabra la investigación sobre la muerte de la princesa. Incluso cuenta que tanto él como su hermano, el príncipe Guillermo, han pasado por el Puente del Alma -el lugar donde se estrelló Diana en París- para rememorar los últimos momentos de su madre.

X