Muy cerca de la mansión del príncipe Harry y Meghan Markle en California han aparecido restos humanos antiguos. Están investigando


Cuando Meghan Markle está a punto de dar a luz, ella y el príncipe Harry han recibido una escabrosa noticia que no les ha hecho ni pizca de gracia recibir. Alojados en una espectacular mansión en una de las zonas más exclusivas de California, los duques de Sussex han conocido que han encontrado restos humanos en las inmediaciones de su casa. Tal y como aseguran, han aparecido restos humanos antiguos. Estos fueron descubiertos durante la construcción de unos jardines durante la pasada semana.

Tal y como adelanta el ‘Daily Mail’ citando a las fuentes policiales de la Policía de Santa Bárbara, los restos hallados pertenecen a los restos de un joven adulto. Además, un antropólogo forense ha procedido a analizar dichos restos y ha asegurado que podrían pertenecer al pueblo Chumash. Un pueblo que vivió en la zona donde ahora están instalados el príncipe Harry y Meghan Markle. A pesar de que se han revelado todos estos datos, por el momento no han querido ni confirmar ni desmentir nada de manera oficial.

Meghan y Harry
© CBS.

El pueblo Chumas se trata de un pueblo amerindio, que habitó en las regiones costeras del centro y sur de California. Una de las zonas donde habitarían sería Montecito, precisamente donde el príncipe Harry y Meghan Markle tienen su espectacular mansión valorada en aproximadamente unos 15 millones de dólares. Además, también viven cerca de personajes famosos. Y es que la pareja tiene a Oprah Winfrey y Ellen DeGeneres como vecinas. Actualmente hay 5.000 personas pertenecientes a este pueblo habitan en Santa Ynez, en el condado de Santa Bárbara. En el caso de confirmarse que los restos pertenecen a un adulto de este pueblo, todavía queda por saber qué pasará con los restos hallados en las inmediaciones de la casa de la pareja real.

Los duques de Cambridge también se enfrentaron a un siniestro como este

En septiembre del pasado año, el príncipe Guillermo y Kate Middleton también vivieron una situación parecida. En el Palacio de Kensington también hallaron un siniestro descubrimiento: el cadáver de una mujer. Este fue descubierto en el lago que hay en las inmediaciones del Palacio de Kensington, en el que no solo viven los duques de Cambridge y sus hijos. En dicha zona también viven la princesa Eugenia y su marido, Jack Brooksbank, los duques de Gloucester, los de Kent y los príncipes Michael de Kent.

En un primer momento, las primeras investigaciones policiales llevaron a creer que el cuerpo sin vida que encontraron correspondía al Endelion Lycett Green, la que fuera nieta del expoeta y presentador inglés Sir John Betjeman. Esta llevaba desaparecida desde hacía una semana por aquel entonces. De hecho, durante los días que se encontraba esta mujer en paradero desconocido, la Policía había hecho un llamamiento a los ciudadanos de la zona para poder localizarla. A pesar de que en un primer momento se creía que el cuerpo era de ella, finalmente resultó ser de otra mujer, de la que no trascendió la identidad.