La vida del hermano de Kate Middleton no es fácil, pese a tener fama y dinero. Ha caído en una depresión y tan solo sus perros son un apoyo para él. Así explica él mismo su delicada situación


James Middleton, el hermano de Kate Middleton, ha atravesado unos momentos muy duros en su vida que han terminado por sumirle en una profunda depresión. Una enfermedad de la que ha comenzado a salir, según él, no tanto a la ayuda de psicológica de profesionales o de la compañía de su familia, sino gracias a sus nueve perros: “Los perros significan mucho para mí”, confiesa en una entrevista televisiva concedida al programa británico ‘Lorraine’.

El hermano de Kate Middleton reconocía que sentarse en un plató de televisión para hablar sobre su vida le ha costado mucho. No está acostumbrado a hacerlo y parece que no se siente cómodo con esta aventura. No obstante, incluso esto se lo debe agradecer a sus files amigos: “Creo que sin mis perros no tendría la confianza para estar sentado aquí hablando ahora. Así que podría llegar a decir que los perros me han salvado la vida”.

El hermano de Kate Middleton tiene 9 perros: cinco spaniels negros, dos cockers, un labrador negro y un Golden retriever. Unos compañeros de vida con los que James Middleton se siente muy a gusto, más incluso que con algunas personas, que no han hecho demasiado para ayudarle a salir del pozo de la depresión: “Son compañeros increíbles, que van más allá de lo que a veces los humanos pueden hacer en materia de rehabilitación”.

Su duro drama personal con la depresión también ha sido tema central de su entrevista más sincera y personal, una cuestión de la que ya había hablado en un extenso artículo publicado en ‘Daily Mail’: “Vives sin propósito ni dirección. Solo la ansiedad conseguía sacarme de la cama por las mañanas. No contemplé el suicidio como una posibilidad, pero tampoco quería vivir en ese estado mental. Me sentía incomprendido, un completo fracaso”, reconocía en su día, a quien la fama y el dinero no le han servido nunca como remedio contra la depresión: “Sé que tengo mucha suerte y que tengo una vida privilegiada, pero eso no me inmunizaba contra la depresión. Es complejo describir esta condición. No solo es tristeza, es una enfermedad, un cáncer de la mente”.