El álbum familiar de Lady Di cuando se cumplen 22 años de su muerte

El 31 de agosto de 1997 fallecía Diana de Gales en un accidente de coche en París. Dos décadas después de su muerte, su recuerdo sigue aún vivo.

El 31 de agosto de 1997, el mundo entero se conmocionó con una terrible noticia. Diana de Gales fallecía en un accidente de coche cuando el vehículo en el que se encontraba con su pareja, Dodi Al-Fayed, se estrellaba en un túnel de París mientras huían de los ‘paparazzi’. Fue la muerte más inesperada y trágica que azotó al Reino Unido en el siglo XX. Han pasado ya 22 años de su desaparición, pero su recuerdo sigue tan presente como en sus 36 años años de vida.

El inspirador y emotivo homenaje de los duques de Sussex a Lady Di

30Nació en el seno de una familia aristocrática

Nacida en 1961, Lady Di era la cuarta hija de John Spencer, VIII conde de Spencer, con su primera esposa, Frances Ruth Burke Roche. Diana no era plebeya: era miembro de una importante familia de la aristocracia británica. Sus dos abuelas fueron damas de la Reina Isabel, la Reina Madre.

Un niño de cuatro años dice ser Lady Di reencarnado

29Sus padres se separaron cuando ella tenía ocho años

En 1969, cuando tenía ocho años, sus padres se separaron. Tras vivir una breve temporada con su madre en un apartamento en el exclusivo barrio de Knightsbridge, la custodia de Diana y su hermano menor fue para su padre.

Nuevo dato revelador de la muerte de Lady Di causa aún más dolor

28Soñaba con ser bailarina

Diana se formó en los mejores colegios de Inglaterra, donde nunca destacó por se una buena estudiante. Se de daban bien los deportes, en especial la natación y el buceo. pero su pasión era la danza. De pequeña soñaba con ser bailarina.

Así luchan Kate y Meghan por ser la digna heredera de Lady Di

27Maestra en una escuela infantil

Antes de haber cumplido 17 años, Diana se mudó a Londres. Y se fue a vivir a un apartamento en en Coleherne Court, la zona de Kensington y Chelsea, donde vivió hasta 1981. El piso fue un regalo de cumpleaños de su madre por su 18 cumpleaños. En aquella época trabajó como maestra en una escuela infantil en la Young England School en Pimlico, en Londres.

Lady Di tendría hoy 57 años: así ha cambiado su familia desde que no está

26Un romance que dio la vuelta al mundo

El noviazgo entre Carlos y Diana hizo correr ríos de tinta. Eran de sobra conocidos los amoríos del príncipe con Camilla Parker Bowles, un amor de juventud que mantuvo incluso cuando ésta contrajo matrimonio y estando casado con Diana de Gales. Pero el mundo se rindió a los encantos de su dulce novia.

25Su noviazgo con Carlos de Inglaterra

El compromiso oficial entre Diana y Carlos de Inglaterra se anunció en febrero de 1981. Entonces dejó su trabajo en la guardería -donde la aguardaba la prensa a diario- y se mudó a Clarence House, residencia de la Reina Madre.

Meghan vive su día más duro en palacio por Lady Di

24750 millones de personas en el mundo vieron la boda en directo

El 29 de julio de 1981, con apenas 20 años, Diana contrajo matrimonio con Carlos de Inglaterra -13 años mayor que ella- en la catedral de San Pablo de Londres. La ceremonia fue un verdadero acontecimiento en la época: unas 750 millones de personas vieron la boda en directo. Aquella retransmisión permitió al mundo descubrir a quien sería un verdadero icono en los años ochenta y noventa. Una princesa que transgredió todas las normas. 

El tributo secreto del príncipe Harry y Meghan Markle a su madre, la princesa Lady Di

23La princesa que rompió con todas las reglas

Y es que Diana rompió las reglas establecidas e impuso un estilo y una visión propias en la estricta y conservadora familia real británica. Desde su estilo en el vestir a su manera de comportarse en sus numerosísimos actos oficiales. Todo en ella tenía su marca personal.

El anillo de Lady Di y otros detalles del segundo vestido de novia de Meghan Markle

22La primera piedra en su camino: la reina Isabel II

Pero aquella boda de cuento de hadas escondía una dura realidad: Diana no era tan bien recibida en el clan de los Windsor como parecía en un principio. Lo cierto es que a Carlos le tocaba casarse y sentar cabeza y Diana parecía ser la candidata perfecta para casarse con el heredero al trono de Inglaterra. De buena familia, culta, virgen… cumplía todos los requisitos para ser una futura reina. Todos, a excepción de uno: no era del agrado de la reina Isabel II, quien siempre la despreció. Donald Spoto, biógrafo de Diana, reveló años más tarde que Diana consideraba a la monarca «artera y perversa».

21El nacimiento del príncipe Guillermo

Poco después de su boda, Diana y Carlos tuvieron a su primer hijo. El príncipe Guillermo nació en Londres el 21 de junio de 1982. El pequeño fue bautizado en el salón de música del palacio de Buckingham el 4 de agosto de 1982, el día del 82 cumpleaños de su bisabuela paterna, la reina madre Isabel. Uno de sus padrinos de bautizo fue Constantino de Grecia, hermano mayor de la reina emérita doña Sofía.

20La imagen de una familia feliz

En aquellos primeros años de matrimonio, Lady Di y Carlos parecían la pareja perfecta. La imagen que proyectaban era de la una pareja enamorada y la de una familia feliz.

19Nacimiento del príncipe Harry

Su segundo hijo nació dos años más tarde, el 15 de septiembre de 1984. Bautizado como Guillermo, desde pequeño le pusieron el apodo de Harry, nombre con el que es conocido en la actualidad.

18Sus años más felices

Tras el nacimiento de sus hijos, Diana vivió una época dulce. El mundo la adoraba. Y ella se sentía feliz cuidando de sus pequeños.

17Empiezan los problemas

A los cinco años de darse el ‘sí, quiero’, los problemas empiezan a hacerse notorios en la vida de Diana. Su suegra no soporta el nivel de popularidad de su nuera. Y su marido parece más pendiente de las faldas de Camilla que de atender su matrimonio.

16Diana, volcada en sus hijos

Diana intentó ocultar que su matrimonio fallaba. El amor y cuidado de sus hijos suplió durante un tiempo las carencias afectivas de su matrimonio.

15Siempre espontánea

Poco a poco, Diana aprendió a quitarse el corsé de la familia real británica y empezó a mostrarse tal y como era: espontánea, fresca, divertida. Y, entonces, la pasión de los ingleses -y de todos el planeta- por ella no hizo más que multiplicarse.

14La educación de Diana a sus hijos

Como madre, Diana hizo especial hincapié en compartir actividades con sus hijos que no eran propias de la monarquía. Diana quería que sus niños tuvieran una infancia lo más normal y feliz posible. Los llevó a partes temáticos, a restaurantes de comida rápida, y jugaba con ellos como una madre más…

13La princesa vulnerable

De aspecto tímido y maneras dulces, la princesa se metió al planeta en bolsillo. Era cándida, cercana y humana. A diferencia de la estirpe de los Windsor, acostumbrados a mantener las formas, Diana no temía ocultar sus emociones en público. Y se mostraba vulnerable. Por eso todos la adoraban. Se convirtió en la princesa del pueblo. Logró algo que pocas ‘altezas’ consiguen: personas de todos los estratos sociales, nacionalidades y niveles empatizaban con ella.

12Querida y admirada dentro y fuera de Inglaterra 

Diana tenía un poderoso magnetismo personal que la convirtió, en vida, en una auténtica leyenda. A medida que pasaba el tiempo, la princesa tomó conciencia de cuánto la querían y admiraban los ciudadanos de Inglaterra. Un sentimiento que era compartido más allá de las fronteras del país.

11Sus veranos en Mallorca

Convertida ya en un icono internacional dentro de las ‘royals’, Diana deslumbraba en cada puesta en escena. En sus veranos en Mallorca con los reyes don Juan Carlos y Sofía, la prensa internacional prestaba atención a todos su movimientos. Y a cada detalle de sus innovadores ‘outfits’.

10Visitaron cuatro veces Marivent

Diana y Carlos llegaron a visitar Palma de Mallorca hasta en cuatro ocasiones. La primera vez fue en 1986. Pero regresarían en 1987, 1988 y 1990. Las fotos de aquellos veranos aparentemente idílicos ocultaban que los príncipes de Gales ya hacían vidas separadas: Carlos prefería pintar acuarelas en Valldemossa mientras Diana tomaba el sol y navegaba en el sur de la isla.

91992: el año de su separación con Carlos (y con toda la familia real británica)

En 1992, Diana y Carlos se separaron de hecho. La ruptura terminó en divorcio el 28 de agosto de 1996. Aunque conservó el título de princesa de Gales, aquella situación la privó de su categoría de «Alteza Real».

81995: el año del escándalo

En 1995, Diana ofreció una entrevista a la cadena pública BBC, donde concedió una entrevista que dio la vuelta al mundo. En ella admitió públicamente haber padecido bulimia y de haberse autolesionado. También habló de las infidelidades de Carlos con Camilla y reconoció haber sido infiel a su marido.

7Su trágica muerte en un accidente automovilístico

Dos años después de su divorcio, Diana y su novio Dodi Al-Fayed perdieron la vida en un accidente de tráfico en un túnel de París mientras huían de los ‘paparazzi’ que intentaban inmortalizar a la pareja. Ese día, Diana pasó a convertirse en un mito. En leyenda. Y en historia.

6El legado de Diana

Uno de los legados de la princesa de Gales fue su apoyo activo a diversas causas humanitarias. Apoyó a Nelson Mandela (Premio Nobel de la Paz en 1993) en su lucha contra el Apartheid, acompañó a Teresa de Calcuta (Premio Nobel de la Paz en 1979) en su labor con niños y enfermos en India. Respaldó a un sinnúmero de organizaciones de carácter filantrópico. Incluso visitó personalmente las minas antipersonas en Angola (algo de lo que el Príncipe Harry ha tomado el testigo). Pocos días antes de su muerte (31 de agosto de 1997), Diana visitó Bosnia como parte de la Red de Sobrevivientes de Campos Minados. Su presencia ayudaba a multiplicar la difusión mediática y social de las causas que apoyaba. Cada paso de Diana se convertía en noticia.

5El Príncipe Harry, digno heredero de la rebeldía de Diana

De sus dos vástagos, Harry quien más lleva los genes ‘Spencer’ a flor de piel. El pequeño de los hijos de Diana y Carlos es el que más parecido guarda con su madre en lo que respecta a personalidad. Espontáneo, rebelde, natural… es clavado a Diana en muchas cosas. La principal: no le gusta que nadie le imponga cómo debe vivir. Él mismo marca su propia hoja de ruta. Algo que su actual esposa, Meghan Markle, comparte al 100% con él.

4Guillermo, el que más la echa de menos

Y, aunque Guillermo, el hijo mayor, es quien ha heredado la rectitud de los Windsor, quizás sea el hijo que más ha echado en falta a su madre. El príncipe tenía 15 años cuando se quedó huérfano. Fue el golpe más duro de su vida. Él mismo ha confesado que perderla «fue un dolor como ningún otro». Algún día será rey de Inglaterra, pero tanta responsabilidad sería mucho más fácil y llevadera con su progenitora a su lado. La pérdida de su madre «es una carga pesada de llevar y sentir», ha admitido.

3¿Cómo se llevaría Diana con sus nueras?

Los dos hijos de Diana están felizmente casados. Y muchos se preguntan cómo sería la relación de Diana con sus nueras, Kate Middleton y Meghan Harry, en caso de seguir con vida. ¿Cómo se llevaría con las dos grandes protagonistas de la casa real británica?

2Kate y Meghan, siempre bajo la sombra de Diana

Tanto Kate como Meghan son las principales figuras femeninas de la saga real británica. Y aunque cada una de ellas tiene su propio estilo, no pueden evitar vivir bajo la alargada sombra de Diana, con quien son comparadas constantemente. Hagan lo que hagan, vistan como vistan, hablen como hablen… Cada uno de sus movimientos siempre se pone el relación con aquello que Lady Di hizo en su día.

1El discreto papel de Camilla

En la actualidad, Camilla es la actual -y oficial- princesa de Gales. Sin embargo, ese título está tan intrínsecamente unido al nombre de Diana que el Palacio de Buckingham prefirió favorecer el uso del de duquesa de Cornualles tras su enlace con Carlos, en 2005. Y aunque lleva 14 años casada, ha asumido un perfil muy bajo como esposa del heredero al trono de Inglaterra. Sin duda, una postura inteligente por parte de Camilla, a quien le resulta del imposible competir en modo alguno con la figura, aún viva, de Diana. Podrían pasar 22 años más: nada ni nadie será capaz de borrar el recuerdo de Lady Di de nuestra memoria.