La duquesa de Sussex mantenía una estrecha relación con su tío paterno, quien le ayudó a iniciar su carrera profesional.


Al mismo tiempo que los príncipes Guillermo y Harry inauguraban la estatua en honor a su madre, Diana de Gales, en el día en el que hubiera cumplido 60 años, Meghan Markle recibía un fuerte varapalo. La duquesa de Sussex perdía a su tío paterno, Michael Markle, a los 82 años tras una larga batalla contra el párkinson. Una noticia que ha dejado desolada y desconsolada a la exactriz y que ha provocado el inminente regreso del nieto de la reina Isabel II a California.

© CBS.

El pasado jueves, Meghan Markle recibía una triste noticia: había fallecido su tío Michael, el hermano mayor de su padre, Thomas Markle, tras una larga batalla contra el párkinson, tal y como ha publicado ‘The Sun’. A pesar de la mala relación que mantiene la exactriz con su progenitor, lo cierto es que esta mantenía una estrecha relación con su tío, quien fue uno de sus principales apoyos cuando la mujer del príncipe Harry comenzó su carrera profesional.

Según cuenta el diario británico, Michael, que era diplomático, consiguió una beca para que su sobrina trabajara en la oficina de prensa de la embajada estadounidense en Argentina. Gracias a esto, Meghan Markle estuvo viviendo varios meses en Buenos Aires mientras que se familiarizaba con el mundo político y pensaba seriamente en hacer la carrera de Relaciones Internacional, aunque finalmente optó por perseguir sus sueños y convertirse en actriz.

A pesar de que siempre apoyó a su sobrina, lo cierto es que Michael Markle concedió una entrevista en ‘Daily Mail’ en noviembre de 2019 en la que confesó que estaba deseando conocer al príncipe Harry y lamentaba que su sobrina no tuviera relación con su padre. «Algunas veces parece un poco inmadura, es una ‘prima dona’. Si quiere tener una relación más cercana conmigo depende de ella, ella es la que está ocupada, no yo. No sé qué le diría si pudiera escribirle, aunque tendría que salir de ella dar el primer paso. Nunca la he llegado a entender, no me gusta cómo ha tratado a su familia», llegó a declarar.

Mike Markle se había mudado a Oregon para estar más cerca de su hija tras el fallecimiento de su esposa. Sus amigos lo definían como un hombre cariñoso y gentil al que le gustaba hablar de su sobrina con una sonrisa de oreja a oreja.

Los últimos ataques de Thomas Markle a su hija

Sin lugar a dudas, el fallecimiento de su hermano le ha supuesto un gran pesar a Thomas Markle, quien hace unas semanas volvía a arremeter contra su hija a raíz del nacimiento de su segunda nieta, Lilibet Diana Mountbatten-Windsor. En una reciente entrevista con el programa ’60 Minutes’ de Channel 9 de la televisión australiana, Thomas Markle atizó a Oprah Winfrey y la ha acusado de «aprovecharse» de la «debilidad» del príncipe Harry para llevar a cabo la explosiva entrevista. Sin tener miedo a que la periodista pueda demandarle, el padre de la duquesa de Sussex indicaba que la veterana comunicadora «ha jugado» con su hija.

«Los ha usado para construir su propia red de influencias y crear así nuevos programas. Se ha aprovechado de un hombre que estaba muy debilitado y consiguió que él dijera cosas que no se pueden decir en televisión», llegó a afirmar al programa de Australia.

Además, aprovechaba la ocasión para quejarse sobre cómo se había enterado de la noticia del nacimiento de su nieta y lanzaba una petición envenenada a su hija. El que fuera director de fotografía e iluminación ha felicitado a los duques de Sussex por su nueva paternidad y, en un intento de tender puentes con su hija, ha celebrado que haya «mucha más sangre Markle» dentro de la Familia Real Británica. «Espero poder ver a mis nietos dentro de un tiempo, soy un abuelo muy bueno. Pero estaré muy decepcionado si no puedo tener a mi nieta entre mis brazos», remarcaba. Además, insistía en que si no se producía no le quedaría más remedio que «sacar los trapos sucios» de su relación con Meghan Markle.