«Si la gente dice cosas sobre ti que no son ciertas, está dañando a tu mente y a tu salud emocional», ha asegurado la duquesa de Sussex.


Desde que se instalaran en su casa de Santa Bárbara, el príncipe Harry y Meghan Markle están demostrando en cada una de sus intervenciones en conferencias que están de lo más adaptados. Sus colaboraciones puntuales dejan entrever lo felices que están en su nueva vida y no dudan en hacer públicas todas y cada una de sus vivencias. En la última, la que fuera actriz se ha sincerado acerca de la salud mental y cómo vivió en 2019.

GTRES

Con motivo del Día Mundial de la Salud Mental, el príncipe Harry y Meghan Markle han participado en un podcast de manera benéfica para recaudar fondos. «Me dijeron que en 2019 fui la persona más troleada del mundo, hombre o mujer«, comenzó a explicar la que fuera protagonista de ‘Suits’. «Ahora, ocho meses después, ni siquiera soy visible. Estuve de baja por maternidad y con un bebé, pero independientemente de esto, se hicieron muchas cosas. Es casi imposible de sobrevivir«, añadía.

«Ni siquiera se puede llegar a pensar en lo que se siente porque no me importa si tienes 15 o 25 años si la gente dice cosas sobre ti que no son ciertas, está dañando a tu mente y a tu salud emocional, es muy dañino», prosiguió. Ante esto, la duquesa de Sussex hizo hincapié en que su experiencia era muy particular, aunque insistió en que como seres humanos, también sufrieron.

Después de escuchar a su mujer, el hijo de Carlos de Inglaterra aseguraba que lo que sufrió Meghan fue a escala global, aunque es algo que día a día lo sufren muchas personas: «Si eres una niña o un niño en la escuela, ese es tu mundo. Si estás siendo atacado, acosado o lo que sea en internet… se siente igual». Por otro lado, el príncipe Harry admitía que había que apostar por eliminar la negatividad de nuestras vidas, algo difícil pero no imposible.

Después de que tomaran la decisión de alejarse de la Familia Real, Harry y Meghan Markle han iniciado una nueva vida sin presión y sin estar en el foco mediático. Esto ha provocado que el matrimonio se sintiera agradecido y afortunados por «poder tener un espacio al aire libre donde nuestro hijo puede dar sus primeros pasos«. Con este gesto, la pareja ha querido apoyar el proyecto de cinco adolescentes que llevan a cabo el ‘Teenage Therapy Podcast’.

Meghan y Harry, agradecidos por poder pasar tiempo en familia

GTRES

Tan solo un día después, los duques de Sussex protagonizaron un encuentro con Malala. Durante su charla, el matrimonio ha confesado que se han sentido afortunados de haber presenciado los primeros pasos del pequeño Archie durante la emergencia sanitaria. Ha sido la exactriz quien confesaba que han podido disfrutar de mucho tiempo en familia durante la pandemia. «Estábamos los dos para ver sus primeros pasos, su primera carrera, su primera caída. Tenemos suerte de tener este tiempo para ver cómo crece. Con la ausencia del Covid, estaríamos viajando y trabajando y nos hubiéramos perdido muchos de esos momentos», indicaba el príncipe Harry.

La justicia tumba los deseos navideños de Meghan Markle

GTRES

Hace unas semanas, un íntimo amigo de la pareja desvelaba a varios medios británicos la intención que tenían los duques de Sussex de celebrar sus primeras navidades alejados de la Familia Real Británica. En concreto, Harry y Meghan Markle pasarían estas fechas tan señaladas en su mansión de Santa Bárbara junto a unos amigos de la pareja. ««Meghan tiene muchas ganas de celebrar su primera Navidad en su nuevo hogar junto a su madre. Ella está muy emocionada y planea hacer todas las tradiciones con las que creció cuando era niña, incluida la cocina»», indicaban. Sin embargo, parece que no va a poder ser.

Tal y como apunta ‘Newsweek’, Meghan Markle tiene una cita en los tribunales el próximo 11 de enero debido a la causa que tienen abierta con varios medios británicos y a raíz de que publicaran una carta privada que le escribió a su padre. Esto significa que el matrimonio deberá viajar a finales de diciembre para poder llevar a cabo la cuarentena obligatoria de Reino Unido para las personas que llegan al país.