En plena crisis mundial por la expansión del coronavirus, el príncipe Harry y Meghan Markle continúan adaptándose a su nueva vida después de dejar la primera línea miembros de la Familia Real Británica. Los duques de Sussex han dejado atrás Canadá y se han instalado en Los Ángeles. Sin embargo, esta nueva etapa por la que va a pasar el matrimonio parece que no va a ser tan dulce como ellos esperaban. En medio de su transición, Donald Trump se ha convertido en su mayor azote y se ha proclamado como el antagonista de su historia.

El presidente de Estados Unidos se ha pronunciado este mismo domingo sobre la mudanza del príncipe Harry y Meghan Markle a Los Ángeles y les ha mandado un mensaje de lo más contundente: «Soy un gran amigo y admirador de la Reina Isabel II y de Reino Unido. Me han comunicado que Harry y Meghan han dejado Canadá y se han mudado a Estados Unidos. Quiero dejar claro que Estados Unidos no pagará por su seguridad. ¡Deben pagar ellos!«. Cabe recordar que el acuerdo que alcanzaron los duques de Sussex con la reina de Inglaterra no específica la forma en la que se financiaría la seguridad del matrimonio.

Asimismo, con esta clara declaración de intenciones queda patente la postura de Donald Trump con respecto a la decisión de los duques de Sussex de independizarse de la Casa Real Británica. No es la primera vez que el presidente de Estados Unidos se pronuncia al respecto. En concreto, días después del anuncio del «Megxit», el empresario se convirtió en un inesperado aliado de la veterana monarca. «Creo que es algo muy triste. La reina Isabel es una gran mujer. Si te fijas, ella nunca ha cometido ningún error. Es decir, ha tenido una vida impecable. Tengo un profundo respeto por la reina. Creo que esto no debería de estar pasándole a ella», defendía durante una entrevista en Fox News el pasado mes de enero.

La mudanza coincide con el anuncio del nuevo trabajo de Meghan

Varios medios británicos se hicieron eco de la mudanza de Meghan Markle y el hijo del príncipe Carlos a California. Esta noticia del cambio de residencia coincide con la confirmación del nuevo trabajo de la exactriz después de «darse de baja» de la primera línea de la Familia Real Británica. En concreto, la que fuese protagonista de ‘Suits’ prestará su voz para narrar «Elephant», un documental sobre la naturaleza que se podrá ver en la plataforma de Disney + el próximo 3 de abril. «El extraordinario viaje de una familia de 1.000 millas a través de África en una aventura que cambiará sus vidas”, adelanta el tráiler de la producción. Sin embargo, este acuerdo no supondrá un beneficio económico puesto que el dinero ganado irá a una organización benéfica.

Además de su primer trabajo después de ‘Megxit’, y según apuntan varios medios británicos, las intenciones de Markle son muy claras: quiere volver a Hollywood. La mujer del príncipe Harry está en búsqueda activa de agente que le ayude a retomar su carrera de actriz con nuevos proyectos, según publicaba US Weekly. «Puede ser un manager o un agente, pero ella está centrada en encontrar a alguien que le pueda ayudar con sus futuros proyectos profesionales», indica el medio.

El príncipe Carlos da positivo por coronavirus

La mudanza llega días después de que el príncipe Harry conociera que su padre, Carlos de Inglaterra, daba positivo en coronavirus. En concreto, la noticia de la confirmación se reveló unos días después de que el hijo de la reina Isabel coincidiese en un acto con el príncipe Alberto, también contagiado. Este último, ha asegurado en primera persona que se encuentra en perfecto estado, aislado en su residencia oficial y está siendo continuamente monitorizado por médicos. El hijo de Rainiero III pedía solidaridad a la población y hacía hincapié en la importancia de seguir todas las normas y restricciones de las autoridades sanitarias.