Los príncipe Harry y Guillermo han respondido a lo que una investigación ha sacado a la luz sobre su madre, Lady Di. Se confirma que fue manipulada con documentos falsos para ser coaccionada para dar la «entrevista del siglo» que propició su divorcio y, según ellos, también su muerte


Este jueves el mundo entero supo la verdad. Después de 25 años de misterio, especulaciones y desmentidos interesados, se ha hecho justicia con la princesa Diana de Gales, al publicarse el resultado de una investigación para conocer si fue coaccionada para conceder una entrevista muy polémica a la BBC. La sentencia es firme: sí fue presionada para conceder una entrevista cargada de duras declaraciones que propiciaron no solo un linchamiento público a la princesa, sino también que su matrimonio con el príncipe Carlos sufriese una grave crisis que terminó en divorcio. La cadena, el antiguo director de la misma y el presentador Martin Bashir han pedido ya perdón públicamente por su falta de profesionalidad y rigor con 25 años de tardanza. También de manera privada a través de una carta al palacio de Buckingham y a Clarence House. Y ahora, los hijos de Lady Di, el príncipe Guillermo y el príncipe Harry, han respondido con contundencia.

Los hijos de Diana de Gales y el príncipe Carlos han sido rápidos en su respuesta al resultado de la investigación que reconoce su madre fue coaccionada para conceder una entrevista a la BBC y que tanto revuelo causó en su día. Lo han hecho con dos comunicados, por separado, pero a la vez, lo que viene a ratificar su distanciamiento personal e institucional, pese a coincidir en la misma creencia. El príncipe Guillermo optó por leer el comunicado en primera persona y retransmitirlo a través de un vídeo, en el que se ve su enfado por lo que la investigación ha sacado a la luz y por cómo ese hecho marcó dramáticamente la vida de su familia. Un comunicado contundente que reproducimos a continuación, primero en el vídeo y después en la trascripción de sus palabras de reproche a los responsables de la BBC por engañar a su madre y acrecentar su miedo existencial y el acoso al que fue sometida:

Vídeo: Twitter de Kesington Royal

“Me gustaría darle las gracias a Lord Dyson y a su equipo por este informe. Es de agradecer que la BBC acepte todo lo que ha descubierto Lord Dyson, que es verdaderamente preocupante: que los empleados de la BBC mintieron y utilizaron documentos falsos para conseguir la entrevista con mi madre; demostraron una lamentable incompetencia cuando investigaron las quejas y preocupaciones sobre el programa; y fueron evasivos en su información a los medios, cubriendo lo que sabían de la investigación interna. En mi opinión, la manera engañosa en la que se obtuvo la entrevista influenció sustancialmente lo que dijo mi madre. La entrevista fue una contribución importante a hacer la relación de mis padres mucho peor y, desde entonces, ha hecho daño a innumerables personas más. Produce una tristeza indescriptible saber que los fallos de la BBC contribuyeron significativamente a su miedo, paranoia y aislamiento que yo recuerdo de esos últimos años con ella. Pero lo que más me entristece es que si la BBC hubiera investigado adecuadamente las quejas y preocupaciones ya en 1995, mi madre hubiese sabido que la habían engañado. No solo le falló un reportero que iba por su cuenta, también los líderes de la BBC que miraron a otro lado, en vez de hacer las preguntas difíciles. Pienso firmemente que este programa, ‘Panorama’, no tiene legitimidad y nunca debería ser emitido de nuevo. Estableció una narrativa falsa que, durante más de un cuarto de siglo, ha sido comercializada por la BBC y otros. Esta narrativa tiene que ser ahora un tema de conversación para la BBC y todo aquel que haya escrito o vaya a escribir sobre estos hechos. En una era de noticias falsas, la emisión pública y la prensa libre son más importantes que nunca. Estos fallos, identificados por periodistas de investigación, no solo decepcionaron a mi madre y a mi familia, también al público”.

Gtres

Justo a la misma hora, desde el otro lado del charco, el príncipe Harry hacía lo mismo que su hermano, aunque él sin leer su comunicado en un vídeo y conformándose con remitírselo al mundo para que su sentimiento sobre la investigación quede claro. También ha sido más escueto en su sentencia pública a la mala praxis de la BBC que marcó trágicamente el rumbo de su familia: “Nuestra madre fue una mujer increíble que dedicó su vida al servicio. Era resiliente, valiente y, de manera incuestionable, sincera. El efecto dominó de una cultura de explotación y prácticas inmorales, al final, se la llevaron. A todos los que han admitido de alguna manera su responsabilidad, gracias por hacerlo. Ese es el primer paso hacia la justicia y la verdad. Pero lo que más me preocupa es que las prácticas como esta -y algunas incluso peores- siguen usándose hoy. Entonces y ahora, es mucho más que un medio, una cadena o una publicación. Nuestra madre perdió su vida por esto y no ha cambiado nada. Si protegemos su legado, protegemos a todo el mundo y mantenemos la dignidad con la que ella vivió su vida. Vamos a recordar quién era ella y lo que su figura significaba”.