Este lunes, una procesión ha trasladado los restos mortales de Isabel II hasta St. Giles, donde se celebrará un servicio al que acudirán varios miembros de la familia real británica. Allí hemos podido ver al rey Carlos III y a sus tres hermanos, Ana, Andrés y Eduardo, más unidos que nunca ante el dolor. Hace mucho que el mundo entero no veía una imagen similar: los cuatro hijos de Isabel II, fallecida a los 96 años el pasado 8 de septiembre, en un mismo plano. La catedral de Edimburgo ha sido testigo de esta estampa para la historia.

Vídeo: @theroyalfamily

El ataúd de la ha sido reina de Inglaterra durante 70 años se ha dirigido desde el Palacio de Holyroodhouse a la Catedral de St. Giles en Edimburgo, seguido por sus cuatro hijos en un doloroso viaje por la capital escocesa, rodeado por miles de personas que se han acercado al lugar para presenciar el cortejo. Este ha avanzado al compás de las salvas de armas desde el castillo de Balmoral, y encabezado por Carlos III, vestido con uniforme militar.

Los cuatro hijos de la reina Isabel, en el funeral oficiado en St. James

El ataúd de la reina estaba cubierto con el estandarte real de Escocia y con una corona de flores que consistía en rosas blancas, fresias blancas, crisantemos de botón blanco, brezo blanco seco de Balmoral, eryngium, romero y pittosporum, entre otras. Un rey Carlos visiblemente emocionado observaba cómo el féretro descendía del coche fúnebre al interior del templo. El vehículo estaba flanqueado por miembros del Regimiento Real de Escocia y la Guardia del Cuerpo del Rey de Escocia. Por su parte, la policía montada vestía el traje ceremonial cabalgó al frente del desfile. Sus hermanos, Ana, la princesa real, el príncipe Andrés y el príncipe Eduardo, tampoco han apartado la mirada al ataúd de la soberana.

Vídeo: @theroyalfamily

El martes 13 de septiembre, el féretro de Isabel II viajará desde el aeropuerto de Edimburgo en un avión del Ejército del Aire (RAF) hasta al aeródromo de Northolt, al oeste de Londres. Un traslado aéreo al que asistirá la princesa Ana, hija de Isabel II. De allí, el féretro será trasladado en coche al Palacio de Buckingham. Ese día tendrá también lugar un ensayo para la llamada ‘operación León’: la procesión del ataúd de la reina desde el Palacio de Buckingham hasta el Palacio de Westminster. Mientras, el rey Carlos llegará a Irlanda del Norte, donde recibirá otra moción de condolencia en el castillo de Hillsborough y atenderá al servicio de la Catedral de Santa Ana en Belfast. El monarca comenzará su tour por Reino Unido, que empezará en Escocia y continuará por Gales e Irlanda del norte, este mismo martes por la tarde.