Poco a poco la vacunación masiva en todo el mundo nos hace ver el final del túnel en el que nos hemos visto sumidos por culpa de la pandemia del coronavirus. Una sensación de alivio al ver cómo cada vez más personas recibe su correspondiente dosis de la vacuna contra el Covid-19, como así ha podido anunciar con alegría el príncipe Guillermo de Inglaterra y en breve podrá cumplir también su esposa, Kate Middleton. El duque de Cambridge ha sido el primer miembro de la Familia Real británica en mostrar el importante momento en el que es inoculado con la vacuna contra el coronavirus, aunque ya su abuela, su padre y otros miembros del clan real ya han podido disfrutar de tan esperanzador proceso de inmunización contra el virus que ha colapsado el mundo entero.

El nieto de la reina Isabel II, a sus 38 años de edad, ya recibido la primera dosis de la vacuna en la mañana de este martes por parte del servicio de salud público de Reino Unido, con el que además ofrece una imagen de apoyo a los servicios públicos frente a los privados. El príncipe Guillermo ya ha tenido acceso a su primera dosis, aunque por el momento se desconoce qué variante de la vacuna ha recibido, dado que en la franja de edad en la que él se encuentra -la de mayores de 35 años- les corresponde los viales de Pfizer o de Astrazeneca.

Como decimos, el príncipe Guillermo ha sido el primer miembro de la Familia Real británica en mostrar cómo ha sido vacunado. Lo ha hecho a través de una fotografía publicada y compartida al mundo en su cuenta oficial de Instagram. Pero más allá de tan importante instantánea que ofrece tranquilidad a aquellos que aún tienen dudas al respecto, lo que más ha llamado la atención de todos es el potente mensaje con el que ha acompañado a su imagen: “El martes recibí mi primera dosis de la vacuna de Covid-19. A todos los que trabajan en el lanzamiento de la vacuna, gracias por todo lo que han hecho y continúan haciendo”, escribe el que está llamado a ser el futuro rey de los británicos, previo paso de su padre, el príncipe Carlos, por el trono, cuando su madre, la reina Isabel II, se baje del mismo.

Tanto el príncipe Carlos como la reina Isabel II ya han sido vacunados contra el coronavirus. La soberana lo hizo junto a su marido, el duque de Edimburgo, que tristemente falleció el pasado mes por causas naturales, a pesar de arrastrar una infección y problemas cardiacos que le mantuvo ingresado en el hospital las últimas semanas con vida.

El príncipe Guillermo tuvo que vivir en sus propias carnes las consecuencias del coronavirus y es que resultó contagiado, aunque optó por mantenerlo en secreto hasta que superó la enfermedad y las aguas estaban más calmadas. Él excusó esta decisión al considerar que “había cosas importantes que hacer y yo no quería preocupar a nadie”. Ahora que ya está inmunizado, se resta preocupación tanto para los miembros de su familia, como para el resto del pueblo británico, que ve cómo avanza la vacunación masiva de los ciudadanos que les acerca cada vez más a la ansiada inmunidad de rebaño que les promete llegar más pronto que tarde a la futurible “normalidad”.