La cantante le ha dado una lista a la pareja con los lugares más discretos para que puedan pasear tranquilamente con el pequeño Archie.


Meghan Markle y el príncipe Harry están felices y disfrutando de su nueva vida alejada de las obligaciones como miembros de la Familia Real Británica. Tal y como dijo el propio nieto de la reina Isabel II, su vida ha cambiado de forma drástica y más aún desde que se instalaron en Los Ángeles, en una mansión que cuenta con ocho habitaciones y que cuesta más de 18 millones de dólares.

En su adaptación a su nueva vida independiente alejada de la realeza han contado con la ayuda de numerosos amigos de exactriz, así como de su propia experiencia cuando ella vivía allí antes de convertirse en duquesa de Sussex. Sin embargo, en esta última etapa hay una persona que ha estado aconsejando a la pareja acerca de la zona en la que viven, así como sobre los mejores colegios a los que el pequeño Archie podría ir en los próximos años. La cantante Adele se ha convertido en la fiel consejera y confidente de los duques de Sussex.

Desde que se mudaron a Beverly Hills, la interprete de «Someone Like You» se ha convertido en su mejor guía sobre la zona puesto que tan solo vive a cinco minutos del nuevo hogar del matrimonio. Tal y como indica ‘Mirror’, la británica le ha brindado todo tipo de consejos, incluidos una lista de los mejores colegios así como los lugares más discretos para salir a pasear con Archie y que así no les reconozcan.

«Meghan es una gran admiradora de Adele y de cómo ha manejado su vida alejándose del foco mediático (a pesar de ser una gran estrella)», comenta una fuerte cercana a Meghan Markle al diario británico. Asimismo, este confidente de la exactriz asegura que el matrimonio quiere pasar lo más desapercibido posible y es por ello que están implantando todas las medidas posibles para que nadie pueda acceder a ellos.

Su objetivo es que no se pueda filtrar nada de su vida. No es la primera vez que los Sussex blindan su domicilio. A finales del año pasado, tomaron la decisión de otorgarle más privacidad a la casa en la que antes residía, ubicada en el parque privado Frogmore Estate. Allí también estaban muy expuestos y construyeron una valla en tono a la casa que bloqueaba la visión de cualquiera que pudiera encontrarse en un punto cercano. Una medida de seguridad que se sumaba a una verja de hierro exterior que existía anteriormente, alejándoles así de cualquier intruso y convirtiendo este enclave en un lugar más seguro. Esto se ha convertido en la mayor obsesión de la pareja desde el inicio de su relación.

Harry y Guillermo acercan posturas

En medio de su mudanza y adaptación a su nueva vida, el príncipe Harry y el príncipe Guillermo parece que están dispuestos a enterrar el hacha de guerra. Los hermanos están limando asperezas y han acercado posturas, tal y como ha indicado Katie Nicholl en ‘Entertainment Tonight’. En concreto, la experta en realeza ha asegurado que ha habido ciertos momentos de división entre ambos, pero en estas últimas semanas, a consecuencia de la emergencia sanitaria y el positivo en coronavirus del príncipe Carlos, les ha hecho estar mas cerca que nunca. 

Asimismo, Nicholl ha hecho hincapié en que se han producido numerosas videollamadas entre los dos hermanos, y en concreto las celebraciones «virtuales» de los cumpleaños de Carlota y Louis de Cambridge, así como el primer aniversario del pequeño Archie.

Sobre las constantes conversaciones entre la familia, el príncipe Guillermo y Kate Middleton aseguraron, en una de sus entrevistas más sinceras, que estaban deseando hacer videollamadas con los duques de Sussex para poder ver a su hijo. «A Louis le fascina el botón rojo, siempre es el que termina las videollamadas», decía Guillermo entre risas.