La primogénita de Haakon y Mette-Marit participa en el 10º aniversario del ataque terrorista y se emociona hasta las lágrimas.


Se acaba de cumplir el 10º aniversario de los atentados en la isla de Utoya, en Noruega, que dejaron 77 víctimas mortales. Es por ello por lo que la Familia Real se ha volcado para rendir un homenaje a todas estas personas y sus familiares, unidos en un emotivo recuerdo. Además de los reyes Harald y Sonia, y el heredero Haakon y su esposa, Mette-Marit, a los actos también se ha sumado la hija de estos últimos, la princesa Ingrid Alexandra, quien se mostró muy afectada a escuchar los distintos testimonios.

La princesa, de 17 años, solo tenía 7 cuando se produjeron los ataques terroristas a manos de un extremista. Aquello conmocionó a su país y a todo el mundo y es ahora cuando la joven ha podido ser más consciente de lo que representó. Ella acudió con sus padres al tributo celebrado en la propia isla de Utoya.

Kongehuset.

En un momento dado, cuando algunas personas ofrecieron su experiencia durante aquel terrible día, Ingrid Alexandra no pudo evitar emocionarse hasta las lágrimas, llegando a necesitar de un pañuelo para enjugárselas. A su lado estaba su madre, quien con gesto compungido la abrazaba con ternura.

Los príncipes Haakon y Mette-Marit y su primogénita participaron en la ofrenda floral en el memorial, un monumento en el que se han grabado los nombres de todos las víctimas, y se acercaron a los supervivientes y a los familiares para prestarles su apoyo. «Serán recordados, los llevamos en nuestros corazones», dijo el heredero.

Kongehuset.

Ingrid Alexandra, segunda en la línea de sucesión al trono, también comienza a tener una mayor presencia pública como corresponde a su futuro papel. Se acaba de graduar y sigue la línea de otros príncipes y princesas adolescentes europeos, como la Princesa Leonor, dando un paso adelante.

Los homenajes por este triste aniversario culminaron con una ceremonia en el Oslo Spektrum, donde el rey Harald dio un discurso en el que habló de la defensa de la libertad de expresión y de la unión pese a los desacuerdos.

Hace unos días el príncipe Haakon celebró su 48 cumpleaños, mientras se encontraba con su familia de vacaciones en el yate real Norge. Como cada año por estas fechas, el heredero al trono está disfrutando de sus vacaciones en su país, aunque este aniversario requería de su presencia y no podía faltar.