La princesa Elisabeth de Bélgica vuelve a ponerse el uniforme militar para seguir su formación como soldado.


La princesa Elisabeth de Bélgica retoma las armas. Aunque en la actualidad se encuentra estudiando Historia y Políticas en la prestigiosa Universidad de Oxford (Reino Unido), este fin de semana regresó a su país, y no solo para ver a sus padres, los reyes Felipe y Matilde, y sus tres hermanos. La obligación la llamaba y tenía que volver a ponerse el uniforme de camuflaje…

Casa Real belga.

Dentro de su formación militar, la heredera belga (20 años) asistió a un curso teórico y práctico en el campamento de Leopoldsburg. Allí de nuevo pudimos ver a la princesa transformada en aguerrida soldado, haciendo rutas por el bosque, corriendo cargada con la equipación, tirando con su arma y compartiendo estrategias con sus compañero, entre otras actividades.

Casa Real belga.

Elisabeth se reencontraba así con el mundo castrense. Recordemos que hace casi un año se graduó en la Academia Real Militar después de un año dedicada a fondo a ello. No obstante, su formación en este terreno no ha concluido y debe seguir avanzando y actualizándose.

Por lo pronto, la Casa Real belga ya ha anunciado que la princesa heredera acudirá este próximo verano al campamento anual de dicha institución junto al resto de compañeros de promoción.

Casa Real belga.

Las actividades de este fin de semana le sirven como preparación para ese campamento más intensivo. Y las imágenes que ha compartido la Casa Real belga dan buena prueba de lo duro de sus ejercicios. Ya durante su año en la Real Academia la vimos haciendo rápel y navegando por aguas bravas como parte de su entrenamiento físico.

Casa Real belga.

Elisabeth de Bélgica ha sido la primera ‘royal’ de nuevo cuño en romper verdaderamente con la imagen de una princesa de cuento y con zapatitos de cristal. Aunque antes Victoria de Suecia, e incluso la reina Isabel de Inglaterra, habían mantenido cierto contacto con el ejército, lo cierto es que ella ha sido la pionera en seguir una formación de carácter más profesional y de manera más continuada.

Su futura labor como reina y Jefa del Estado así lo requieren, y en los nuevos tiempos no se hace distinción por sexo.

Casa Real belga.

Esto no significa que Elisabeth descuide sus estudios o aparque los libros. Al contrario. La princesa está muy integrada en Oxford, donde pasará tres años. El primer curso está a punto de terminar. Antes completó el Bachillerato en el UWC Atlantic College de Gales, el mismo en el que ahora estudia nuestra Princesa Leonor.

Casa Real belga.

Para paliar la lejanía de la familia, la joven suele viajar regularmente a Bélgica. En estos últimos días, además, se ha encontrado con que su madre, la reina Matilde, había dado positivo en coronavirus, aunque según se anunció desde palacio la soberana era prácticamente asintomática.

Casa Real belga.

Poco antes, aprovechando la Semana Santa, los reyes y algunos de sus hijos habían estado en España haciendo una parte del Camino de Santiago, siguiendo una tradición de estos últimos años.

La princesa Elisabeth también ha acudido con su padre, el rey Felipe, a algunos encuentros con los refugiados procedentes de Ucrania. Todo ello forma parte de su preparación como su sucesora algún día en el trono, y en eso tiene a su padre como su mejor ejemplo.