Un doble compromiso de tarde obliga a la Reina Letizia a sacar sus mejores armas con un estilismo en blanco y negro… ¿Pero gana?


Doble cita esta tarde para la Reina Letizia junto al Rey Felipe. De modo que tenía todo un reto por delante: ¿cómo cumplir con ambos compromisos con un solo look? Primero, una audiencia con Hugh Elliot, embajador del Reino Unido e Irlanda del Norte en España, en el palacio de La Zarzuela, para trasladarle sus condolencias por la muerte del duque de Edimburgo; y acto seguido, directos al acto de presentación de la nueva marca Ifema. La resolución del ‘conflicto’ de estilo ha sido así…

reina letizia
Casa de S.M. el Rey,

Nos quedamos ayer con una Letizia en rojo Roberto Torretta (su precioso traje de chaqueta), haciendo todo un ‘statement’: poderosa y femenina al mismo tiempo. Esta vez ha preferido una gama cromática más discreta. Un blanco y negro que no comprometía demasiado. Bien para trasladar un pésame; correcto para el compromiso posterior. Otra cosa es que el conjunto en sí convenza.

A saber: un top ajustado negro de punto con cuello subido y sin mangas. Sin mangas, insistimos. Y una falda de vuelo blanca, también de punto, con efecto pinzas por la parte superior. Nueva, de Adolfo Domínguez, aunque no es de temporada. Por último, Letizia se ha puesto un cinturón de piel con doble hebilla de Burberry, que hemos visto en recientes apariciones y le sirve de comodín para múltiples looks.

Casa de S.M. el Rey,

¿Por qué decimos patinazo? Nada que objetar a estas prendas ‘per se’, si bien lo de llevar los brazos al aire con este tiempo quizás es demasiado apresurado. Valiente ella, pero en Madrid hoy no hace temperatura para descubrirse. De acuerdo en que la Reina tiene los músculos en forma (ya los sacó en Andorra con el corsé de plumas), pero aquella era una cena oficial. En esta ocasión parece que se ha pasado de frenada.

Por otra parte, esa falda, ni corta ni midi, se queda un poco en aburrida. Y combinada con el top pegado nos retrotrae a otras épocas en las que la Reina Letizia no se apeaba de esta silueta de ‘bailarina’ algo pasada ya.

PENDIENTES DE LUJO 

Los salones de piel de serpiente de Manolo Blahnik y la cartera con cordón dorado vertical de Nina Ricci completan el estilismo. Ah no, no nos olvidamos de los pendientes. Para subir un poco el tono, la Reina Letizia ha escogido unos largos con forma de gota de brillantes. Un toque de lujo con la clara intención de elevar el look de la medianía a la excelencia, pero que no pegan demasiado con el resto. Para terminar Letizia se ha decantado por lucir el pelo suelto, pero no como si tal cosa, como últimamente, sino poniendo un poco más de interés por tratarse de un evento de tarde: liso, peinado con raya en medio y metido por detrás de las orejas.

Como dato adicional, hoy ha muerto el empresario Mariano Puig, a los 93 años, quien fuera presidente del grupo del mismo nombre. Recordemos que a Puig pertenece Carolina Herrera, una de de las firmas favoritas de la consorte desde hace varias temporadas, tomando la delantera a los antes omnipresentes Felipe Varela y Hugo Boss.

Y seguimos ruta. La Reina Letizia presidirá el jueves el acto de proclamación del Premio Princesa de Girona en la categoría Social. Seguiremos desgranando lo que nos tiene reservado en una de las semanas más completas de agenda que se recuerdan.