La Reina Letizia acierta de lleno de blanco ‘ad lib’ apostando por primera vez por el largo hasta los pies para un look de día de verano.


La Reina Letizia protagoniza su segunda salida durante estas vacaciones en Mallorca. Ayer por la tarde reaparecía en público tras la larga gira de los Reyes por toda España los pasados junio y julio (y no contamos su llegada a Palma, de la que solo hay constancia gráfica sentada en la parte de atrás del coche) ofreciéndonos el primer estreno de la temporada estival: un bonito vestido rojo de Adolfo Domínguez. Esta mañana estrena otra vez, pero se ha decantado por el color del verano por excelencia: el blanco. Y con un vestido que, desde ya, nos encanta.

Los Reyes, de nuevo con sus hijas, Leonor y Sofía, han acudido al centro socioeducativo Naüm del barrio de Son Roca, uno de los más desfavorecidos de la capital palmesana. El tono pasaba de la cultura a lo social, insistiendo en la idea de seguir en contacto con diversos sectores de la sociedad en la era de la Covid-19. De manera que la Reina debía sopesar y equilibrar los factores: un buen estilismo, pero tampoco demasiado chic para no levantar sospechas en el más amplio sentido de la expresión.

En ese sentido, Letizia ha conseguido un balance positivo con un nuevo vestido camisero blanco de batista bordada, con manga corta y anudado en la cintura, con la originalidad del largo al tobillo y las amplias aberturas en los laterales. Además damos la bienvenida a una firma novedosa en el Vestidor: Vintage Ibiza, a un precio de 150 euros. O sea que también hace un homenaje a la moda local balear, lo cual contentará a todos.

Por otro lado, los complementos han sido particularmente importantes: un capazo pequeño de Whittelily, que estrenó en el verano del año pasado, y sus alpargatas con corte en el empeine de Macarena, que ha paseado profusamente durante la pasada gira por las Comunidades Autónomas. El capazo lleva cierre con hebilla de cuero y está hecho en Galicia. Su precio: 34,90 euros. También tiene otro de la misma firma en grande.

¡Y coleta! Sí, ha vuelto el peinado más fresco y juvenil. Gesto al que se han sumado Leonor y Sofía, para afrontar mejor el calor. La Infanta, por cierto, hoy caminaba algo mejor que ayer y no ha necesitado del apoyo constante de la Princesa de Asturias.

Los Reyes van a permanecer 11 días en total en la isla balear, hasta el próximo 18 de agosto, tiempo en el que no van a parar. Este verano no se plantea relajado ni de vacaciones estrictamente hablando, sino como una continuación de su trabajo en los últimos meses marcados por la pandemia. Hablando de moda por aquí, también es lo más ‘estético’, ¿no? El próximo jueves Don Felipe y Doña Letizia viajarán a la vecina isla de Menorca, y la semana siguiente lo harán a Ibiza. Esto va pidiendo un poco de ‘ad lib’. ¿Acaso el vestido de hoy no lo es ya un poco?