¡La Reina Letizia estrena! Pero una chaqueta de cuadros y unos mocasines no bastan para convencer en una jornada de audiencias demasiado sobria.


La Reina Letizia ha regresado al primer plano un día después del anuncio de que su hija Leonor se va a estudiar el año que viene a Gales. Hoy se ha quedado en La Zarzuela, territorio seguro ante posibles preguntas y demás, para mantener dos audiencias: la primera (a las 11 de la mañana) con la Confederación Salud Mental de España y la segunda (una hora después), con la Asociación Europea contra las Leucodistrofias-ELA de España. Su look no cabía albergar demasiadas esperanzas de estreno, por aquello de que se quedaba en casa… pero en eso, mira tú, nos hemos equivocado. Sin embargo, hemos de valorar si las novedades que nos ha presentado nos emocionan o no.

Los últimos estilismos de la Reina habían sido todos reciclados (no por ello malos, para nada). Esta jornada, en cambio, nos regala dos estrenos nada menos: la chaqueta de cuadros y los mocasines con cadena. ¡Dos! Una cantidad más que suficiente para que estuviéramos ahora mismo dando saltos. Pero no. Entonces, ¿por qué el look de la Reina nos parece ya visto?

Casa de S.M. el Rey.

Quizás por el ‘lienzo’ de fondo. Esos top y pantalón negros con los que nunca se falla, pero que a base de repetirlos tanto ya nos deja un poco igual. La chaqueta entallada es ideal, de Carolina Herrera (costaba 690 euros y ahora está rebajada a 345 euros), y esa es la pena. Que aquí no luce como debiera. De cuadros Príncipe de Gales grises, con la particularidad respecto a otras ‘blazers’ que cuelgan en su vestidor de que esta lleva los botones cruzados y forrados de la misma tela. Además, la lucía cerrada, con lo que se observaba bien la forma.

Por otro lado, a sus pies unos mocasines negros con eslabones plateados, a la última tendencia, de Uterqüe. También nos parecen ya vistos. De este mismo estilo tiene unos cuantos, con cadena, con estribos, con tira metálica… La Reina Letizia ha descubierto la comodidad del zapato plano especialmente desde que teletrabajó durante el confinamiento, y ahora espera la mínima oportunidad para rescatarlos. Para recibir en casa, al menos no chirriaban. Por último, sutiles, pero brillantes, sus pendientes de estrella de Chanel. Letizia tenía ese aire de estudiante aplicada, de los deberes hechos, que se presenta ante el profe sin temor.

Y aquí finaliza la agenda oficial de la Reina Letizia por esta semana que pasará a la historia, no por sus looks, sino porque su hija mayor pronto volará del nido… ¿Será por eso que su atuendo en un tanto triste?