Poco tenía que hacer esta mañana la Reina Letizia para remontar el discreto look de trabajo con el que ayer se interesó por los refugiados en la Cruz Roja. Sobre todo porque hoy se le pedía otra cosa. Ha viajado hasta Guadalajara para entregar el Premio Fundación Princesa de Girona en la categoría de Empresa, así que la etiqueta marcaba un 50 por ciento entre elegancia y naturalidad. Al fin y al cabo se trata de encontrarse con jóvenes talentosos…

Vídeo: Europa Press

Pero Letizia sí ha ido «vestida», es decir, bien vestida. Llevaba un conjunto en un infalible blanco y negro, que reúne dos prendas recicladas de su vestidor, pero muy lucidas.

Lo principal es el pantalón: negro, de pernera ancha y de tiro muy alto, que hace un efecto fajín. Es de Carolina Herrera y lo estrenó el pasado noviembre para ver con el Rey Felipe la ópera «Parténope» en el Teatro Real. Entonces se lo puso con un top negro sin mangas y no nos pareció muy adecuado lo de los pantalones en dicho templo de la música…

Robert Smith.
Robert Smith.

Para darle una nueva oportunidad a esta pieza, la Reina ha rescatado (y nunca mejor dicho) una de las blusas más caras que tiene en su fondo de armario y también de las más bonitas. Un diseño de Carolina Herrera en blanco, con cuello tirilla y encaje en la mitad de las mangas abullonadas. En su momento costó 2.100 euros. Su momento fue hace… ¡cinco años!

Está muy bien que una prenda así de cara se luzca en la calle y se amortice en su bolsillo. Es cierto que Letizia se la puso en varias ocasiones por aquella época, pero ya hacía bastante tiempo que no la aireaba…

Robert Smith.
Robert Smith.

La Reina Letizia ha llegado al lugar bajo la lluvia, portando ella misma un inmenso paraguas. Pese al agua, ella ha preferido entrar sin chaqueta ni abrigo ni bolso ni cartera. Últimamente le gusta ir ligera de equipaje y ser muy práctica. Tiene que hablar, saludar, moverse, preguntar a los jóvenes participantes con sus distintos proyectos… ¡y hasta bailar!

Sí, la jornada nos ha dejado una de sus imágenes más simpáticas participando en un baile grupal, aunque fuera sentada. Eso sí, moviendo los brazos en alto de un lado para otro.

Robert Smith.
Robert Smith.

Otro acierto de la consorte ha sido su calzado. Se atisban unos botines de afilada puntera y aún más afilados taconazos de Hugo Boss. Solo así es posible lucir con gracia este tipo de pantalones, sin que arrastren por el suelo. Volvemos a ellos. Este corte se ha puesto muy de moda y no nos extraña. El tiro alto favorece a casi todas las figuras y, además, estiliza mucho. Alarga piernas y estrecha cintura.

Por lo demás, Letizia ha sufrido las inclemencias del tiempo en su pelo. Algunas gotas de lluvia le han caído encima y la melena se ha encrespado un poco, especialmente en la zona de su mechón de canas. Nada importante. De joyas, ha vuelto a recurrir a sus pendientes de daga de Gold&Roses y a su anillo de Karen Hallam.

Se nota que la Reina iba cómoda y que se sentía bien…