La Reina Letizia se ha olvidado de las minis en favor del largo midi, más elegante y versátil. Por eso rescatamos sus momentos más atrevidos y curiosos por encima de la rodilla.


Mientras la Reina Letizia prosigue sus vacaciones «privadas» en un lugar desconocido, nosotros nos dedicamos a revolver en su vestidor. Y ahí hemos reparado en una cuestión: antes ella solía usar mucho las minifaldas o los vestidos por encima de la rodilla.

Prendas que, sobre todo, llevaba en verano, cuando las costumbres de estilo se permiten un puntito extra de relajación y el cuerpo pide aire y frescor. Pero hace años que la Reina las ha descartado. La moda ha ido tirando por otros derroteros y en su caso el largo midi llegó para quedarse. Letizia ya no muestra tanto las piernas, o al menos no con mini, dejando estos ‘deslices sexy’ para las estratégicas aberturas con las que a veces sorprende.

Lo mini antes era un tipo de largo al que recurría con cierta frecuencia. Pero Letizia se ha olvidado por completo de él. Tirando de archivo nos fijamos en que su ‘edad dorada’ minifaldera duró más o menos una década, la de los 2000.

Entonces apostaba por vestiditos fluidos de corte globo, más que ajustados, y casi siempre combinados con sandalias de plataforma y ‘peep toes’, las que muestran los dos dedos delanteros del pie. Aunque ha habido retazos hasta el 2017, cuando protagonizó uno de sus ‘fail’ más grandes de estilo, con aquel vestido de volantes de Teresa Helbig. No por corto, sino por inadecuado, ya que lo estrenó para acudir al Premio Francisco Cerecedo, en pleno noviembre.

En aquellos tiempos Letizia presumía mucho de piernas. Para eso comenzó a hacer ejercicio con regularidad, a tonificarse y ponerse fuerte. En ocasiones incluso rozando el peligro. ¡Demasiado corto! Esto llamaba la atención en contraste con la realeza más clásica, para la que su largo ‘ideal’ (rozando lo monjil) se remite al de justo por la rodilla.

En esto, al igual que en otras cosas, Letizia estaba dispuesta a romper moldes. Durante esos años nos brindó un buen número de modelos con los que paseaba ligera y sexy. Adiós a los tabúes. ¡Las reinas de España SÍ pueden enseñar pierna! (con esto recordamos un antiquísimo dicho del tiempo de los Austrias que decía que las reinas no tenían piernas).

Las minis quizás no son lo más elegante para lucir en los compromisos oficiales, y además a medida que cumplimos años se van dejando aparcadas, pero en esto, como en todo, las reglas ya no sirven. La Reina se puede permitir minis, shorts y lo que quiera. Desde aquí vamos a recordar muchos de esos momentos en los que ir de corto ¡era muy top!