A menudo se compara a Letizia y Rania, cuyos gustos por la moda a veces coinciden tanto que sugiere pensar: ¿Acaso se copian? ¿Son mutua inspiración? Os mostramos las pruebas.


El 31 de agosto Rania de Jordania cumplió 50 años. Más joven y bella que nunca. De acuerdo, con alguna ayuda de la estética, pero la genética ya estaba ahí. Lo que viene de serie es su sentido innato para la moda, por el cual se ha convertido en una de las reinas con más estilo del mundo. Si no la más. Y no es por desmerecer al resto. Sin ir más lejos, nuestra Reina Letizia. De hecho, siempre se las ha comparado. Las hemos podido disfrutar juntas en varias ocasiones, la última de ellas en Madrid en noviembre de 2015. Gracias a estos encuentros nos han dejado varios ‘duelos’ dignos de recordar, pero incluso por separado, en la distancia, a veces parecen confundirse…

La española y la hachemita guardan un cierto parecido en los rasgos (las dos se han sometido a una rinoplastia y son amantes de los tratamientos y retoques de belleza) y una figura estilizada, casi de modelos, que seguramente ha acentuado esta idea. Más allá de lo físico y la talla, también su estilo se ha mimetizado en bastantes ocasiones. ¿Quiere decir que se copian la una a la otra? ¿Que son fuente mutua de inspiración? Quién sabe. A veces es simple casualidad, pero aquí os vamos a mostrar las pruebas de lo más curiosas. Son los modelitos que pueblan sus respectivos vestidores, pero cuyas perchas podrían intercambiarse.

UNA REINA ENTRE ORIENTE Y OCCIDENTE

Rania de Jordania lleva 21 años ejerciendo de reina consorte al lado de Abdalá II, asumiendo un papel fundamental para la mujer árabe, en tanto que preparada, con voz propia y moderna. Tanto que a veces su gusto por las exclusivas firmas internacionales y su gasto en vestuario le ha valido muchas críticas dentro de su país. Por esto se vio obligada a publicar un comunicado en el que en cierto modo se justificaba. En los últimos años ha decidido mantener un perfil más bajo, y junto a sus caros bolsos de Vuitton conviven (cada vez más) trajes de toque étnico. Ella los luce igual de bien que los Valentino. También ha dado más cabida a las firmas de diseñadores locales, lo cual les supone un impagable espaldarazo. Incluso se atreve con nuestra Zara, que en ella se transforma casi en alta costura.

En este sentido, la Reina Letizia es mucho más ‘modesta’. No gasta tanto, lo cual no quiere decir que obtenga peores resultados. Apuesta cada día más por la moda española, algo que se le reclamaba, y aparte de su afición por Zara, Massimo Dutti, Uterqüe y Mango, los tótems españoles de la moda asequible, también encontramos a clásicos como Adolfo Domínguez, Pedro del Hierro, Roberto Verino, Delpozo y tantos otros. Carolina Herrera y Hugo Boss siguen copando sus armarios, no tanto ya Felipe Varela, su antaño modisto de cabecera, pero al que sigue recurriendo para grandes ocasiones. No os olvidamos de las grandes inversiones de su fondo de armario, con zapatos de Manolo Blahnik y Louboutin y la cartera «nudo» de Bottega Venetta, por ejemplo. Este verano Letizia ha sorprendido gratamente luciendo vestidos de corte adlib, tan adecuados para las Baleares, e introduciendo nuevas firmas como Vintage Ibiza y Charo Ruiz.

En conclusión, Rania y Letizia pueden presumir de estilo. A veces han parecido gemelas, o casi, por coincidir en tendencias y gustos estéticos. El hecho es que las dos son reinas que pisan fuerte, carismáticas y que acaparan miradas allá dónde van. El resto es cuestión de gusto.