¡null!

Letizia demuestra con este look que a la tercera no va la vencida

¡Hola a todos! Este miércoles ha amanecido raro en Madrid. Día gris, nubes en el cielo. Más fresquito. Solo así nos explicamos el nuevo look con el que Letizia prosigue su agenda oficial de la semana. Hoy la abría a las 10:30 con una audiencia en el palacio de La Zarzuela para marcharse, una hora después, a la sede de la Dirección General de la Guardia Civil.

8Muy abrigada

Letizia comenzaba recibiendo a una comisión para la creación de una sala de pintura virreinal en el Museo Nacional del Prado. Primera impresión: tapadita, recatada, abrigada. Aquí vemos otoño, no veroño, la mezcla perfecta, y ya me duele bastante admitirlo. La Reina se ha sentido friolera y ha dejado en el pasado aquellos días de brazos y piernas al aire en pleno invierno. Hoy, traje de chaquetita y falda, y arreglado.

7De su colección de Hugo Boss 

Como vemos, Letizia ha recuperado uno de sus dos piezas de Hugo Boss. Este de tejido de tweed con ribeteados vistos en cuero. La clave está en con qué lo ha combinado.

6Su tercera vez

Lo estrenó el pasado marzo para celebrar el Día Mundial de las Enfermedades Raras y después volvió a ponérselo en mayo para celebrar el Día Mundial la Cruz Roja en Santiago de Compostela. También utilizó solo la chaqueta para reaparecer tras el desgraciado asunto de la Misa de Pascua con la reina Sofía. Así pues, siendo puristas, completo es la tercera ocasión en que lo vemos. ¿Nos gusta más? ¿Menos? Analicemos las diferencias.

5Un top negro

Os hablaba antes de la clave y es el top negro que lucía por debajo. Uno de esos jerséis finos y ajustados de Hugo Boss que suelen servirle para base de muchos estilismos. El cuello semicisne sobresale por encima del corte redondo de la chaqueta. Las otras veces optó por sendas blusas blancas. Aquí parece que el negro le da más drama a la cosa, pero  queda demasiado emparejado, demasiado a juego. Los pendientes que asoman son los de Gold&Roses (1.980 euros), unos de los más amortizados de su joyero hasta la fecha. Su maquillaje, muy muy suave, casi borrado. Manicura súper nude.

4Reencuentro con su tío

En la audiencia la Reina se reencontró con Carlos Zurita, duque de Soria y marido de la infanta Margarita y, por tanto, su tío político. Además es el presidente de la Fundación Amigos del Museo del Prado. Más allá de ciertas ocasiones familiares, este cara a cara en un ámbito profesional les ha debido de resultar curioso, pero se ha notado muy buena sintonía. Educación ante todo.

3Los zapatos de vinilo

Regresando al look, ahí están sus famosos zapatos vinílicos. Uno de ellos, claro. Han sido uno de los fetiches de la Reina este año y parece que aún no se ha cansado de ellos. Tras las sandalias de Carolina Herrera, vino este modelo de Steve Madden, con puntera de ante, taconazo y la ancha tira transparente en el empeine. Se los vimos por primera vez el pasado junio durante el viaje de los Reyes a Estados Unidos, en concreto en Nueva Orleans. Cuestan 89 euros. O sea, muy agradecidos y resultones para tener un precio medio. Otra cosa es que encajen con este atuendo; tengo dudas.

2Cita con la Guardia Civil

Apenas ha terminado la audiencia, Letizia se ha marchado rauda y veloz hacia la sede de la Dirección General de la Guardia Civil en Madrid, donde la han recibido las autoridades, encabezadas por Fernando Grande-Marlaska, ministro de Interior, y Margarita Robles, ministra de Defensa. Hacía bien de ir cubierta. El cielo amenaza lluvia. Ains.

1La mujer en el Cuerpo

La cita era muy especial, ya que se conmemoraba el 30º aniversario del ingreso de la mujer en la Guardia Civil y el 25º del ingreso de la primera mujer en la Academia General Militar como Oficial del Cuerpo. La Reina ha saludado a una buena representación de ellas y ha mantenido una reunión para conocer más a fondo su papel. Su estilismo era estricto. Solo en ese sentido lo reinterpreto a su favor.

Cuando hay que reivindicar a la Mujer en cualquiera de las facetas profesionales, pero más en este terreno históricamente copado por el hombre, nos habríamos llevado las manos a la cabeza si a Letizia se le hubiera ocurrido mostrarse excesivamente femenina o de última tendencia. Por lo demás, este look no me mata, aunque tampoco chirría. Y siempre nos quedará un vinilo para levantarlo. ¿Qué pensáis vosotros?