La Reina Letizia acaba la semana en todo lo alto vistiendo de rojo, su color favorito. Es la cuarta vez que se pone este traje de Roberto Torretta. ¿Qué tendrá?


¿Que a la Reina Letizia le gusta el rojo?: sí. ¿Que además este traje de chaqueta es divino y le sienta de maravilla?: súper sí. Pues eso, que en este último día de agenda oficial para ella ha decidido venirse arriba, vislumbrar el fin de semana con ánimo y ponerse un chute de color con el que es imposible desmoronarse. Antes, eso sí, se ha reunido con el patronato de la Residencia de Estudiantes, en Madrid. Este es su último look antes de uno de sus grandes momentazos del año, la Fiesta Nacional, el próximo lunes 12 de octubre, que en esta ocasión va a ser muy diferente en la forma, mucho más sencillo en ceremonial. Pero no nos adelantemos aún y repasemos punto por punto lo que nos ha ofrecido esta mañana.

La Reina ha vuelto a lucir su traje de chaqueta y pantalón de Roberto Torretta rojo que ya tiene ya dos años y medio. Lo estrenó en marzo de 2018 en Valladolid, para celebrar el V Centenario de la expedición de la primera vuelta al mundo de Fernando de Magallanes y Juan Sebastián Elcano. Luego lo repitió en junio del mismo año, para las Jornadas europeas sobre el desarrollo, en Bruselas, donde coincidió con Matilde de Bélgica. Y volvió a enfundárselo en noviembre de 2019 para un acto de los Premios Princesa de Girona, en Barcelona. Abajo podéis jugar a las 7 diferencias.

Gtres.

Es decir, que esta es su cuarta puesta. Le gusta, ¿verdad? A nosotros también. Mucho. No nos cansamos de él por mucho que lo veamos. Es taaan favorecedor que con él es imposible fallar: elegante, pero también moderno, actual. Una mujer debe sentirse muy segura llevando ese traje. Al menos la Reina tiene toda la pinta de que sí.

Lo curioso es que siempre suele combinarlo de la misma forma, con una cartera de serpiente de Carolina Herrera. Y siempre con zapatos rojos. La ventaja es que es un todo en uno, ya que el efecto chaleco que tiene por debajo de la chaqueta (en realidad es una pieza única) hace que no tenga necesidad de tops o blusas. Es descolgarlo de la percha y ya. Tienes una ‘working girl’ sofisticada.

 

Haciendo balance, esta semana se salda de nuevo con 0 euros de gasto en ropa nueva. Sigue sin estrenar y el récord va creciendo. Parece que Letizia está cumpliendo una penitencia. Al menos esta es bienvenida en un sentido profundo, no solo por el ahorro, sino también por la discreción, el modo austero y modesto de una monarquía que no quiere pasarse de largo. El próximo lunes resolveremos la duda que flota en el aire: ¿volverá Letizia a confiar en Felipe Varela, su «modisto de cabecera», para celebrar la Fiesta Nacional? Siempre ha sido así, pero este año todo ha cambiado y nunca se sabe. Se abren las apuestas…