Se apunta a que la heredera al trono holandés ha tenido un flechazo con el príncipe Gabriel de Bélgica, hijo de los reyes de Bélgica.


¿Se avecina cuento de hadas real? Esto es lo que se preguntan muchos de los que aún sueñan con las historias de amor entre reyes y reinas, príncipes y princesas. En este siglo XXI ya nos estaba faltando un romance palaciego y por fin (parece) que ha llegado: los protagonistas son Amalia de Holanda y Gabriel de Bélgica. ¡Boom!

La prensa alemana y la prensa argentina ha sido los primeros en lanzar la noticia, afirmando que los príncipes han tenido un ‘crush’ o flechazo mutuo.  Dos jóvenes de sangre azul y antiguo linaje… ¡Perfecto!

Gtres.

La periodista germana Stefanie Richter se ha referido a la pareja en un programa de televisión como «un secreto y joven amor».

La web argentina Mendoza Post ha señalado al «novio secreto» de la princesa Amalia. Recordemos que su madre, la reina Máxima, es argentina y allí hacen un seguimiento especial de la Familia Real holandesa. Incluso la prestigiosa revista francesa Gala también ha apostado por este amor. Aunque no hayan aportado pruebas definitivas.

El experto en realeza belga Wim Dehandshutter ha contactado con la Casa Real belga, pero han declinado comentar nada, porque se trata de «asuntos privados». A título personal, el periodista duda de la credibilidad de este rumor.

Gtres.

La princesa Amalia tiene 17 años (cumplirá la mayoría de edad el próximo 7 de diciembre) y es la mayor de las tres hijas de los reyes Guillermo y Máxima de Holanda. por lo tanto, es la heredera al Trono de los Países Bajos. Es decir, una futura reina. El príncipe Gabriel es el segundo de los cuatro hijos de los reyes Felipe y Matilde de Bélgica y cumplió 18 años el pasado 20 de agosto.

Hace unos meses, Amalia finalizó hace el Bachillerato ‘cum laude’ y ahora mismo está disfrutando de un año sabático, antes de empezar su formación universitaria, tal y como anunció ella misma. También su padre, el rey Guillermo, hizo lo mismo en su momento. La idea es viajar, pensar, interesarse por otras cosas del mundo… ¿Entre ellas podría ser el amor?

el príncipe gabriel de belgica foto 18 años
Monarchie Belge.

El príncipe Gabriel es alto, rubio y con ojos azules… También se graduó del instituto el pasado curso y en septiembre inició unos estudios preparatorios en The National Mathematics and Science College, en Warwickshire (Reino Unido). Después deberá elegir qué estudiar en la universidad entre las ramas de Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas.

En principio, Amalia y Gabriel serían la pareja ideal. Ambos han nacido en el seno de una importante Familia Real europea, se conocen desde siempre, tienen un bagaje parecido y son muy conscientes de su futuro. En el caso de la princesa, con más relevancia debido a su condición de heredera, y en el del joven con más ‘libertad’.

Ante un noviazgo o un matrimonio, no habría un choque institucional. Gabriel no es el heredero de los belgas, sino su hermana la princesa Elisabeth, y está acostumbrado a aguantar el segundo plano con discreción. Sería el príncipe consorte para Amalia.

Monarchie Belge.

UN PROBLEMA CON LA LEY

Sin embargo, no todo sería tan romántico… Según los expertos, después de la independencia de Bélgica de los Países Bajos, en 1830, el Congreso decretó que «los miembros de la Casa de Orange/Nassau están excluidos para siempre de todo poder o autoridad en Bélgica».

gabriel de belgica con su padre el rey felipe
Monarchie Belge.

¿Entonces esto haría imposible una boda entre Amalia y Gabriel? No del todo. Sería necesaria una enmienda constitucional para cambiar la norma y ha habido propuestas en 1993, 2002 y 2003, pero nunca han prosperado. Aunque lo cierto es que tampoco sería un obstáculo insalvable en estos tiempos. Dicha ley habla de «no gobernar», pero no prohíbe casarse con un belga.

Gtres.

La princesa Amalia y el príncipe Gabriel comparten intereses. Son estudiosos, aplicados, amantes de la música y las artes… Hablando de bodas reales, hace unos meses el primer ministro holandés, Mark Rutte, afirmaba que el o la heredera del país podría casarse con alguien de su mismo sexo y no perder la Corona. Fueron unas palabras que levantaron algunas sospechas, sugiriendo la posible condición sexual de Amalia. De confirmarse su romance con el príncipe Gabriel, por ahora no sería el caso.

Bien es cierto que Amalia y Gabriel son todavía muy jóvenes y con mucho camino por delante, en todos los sentidos.