La princesa Aiko ‘celebra’ su mayoría de edad (a los 20 años) con una rueda de prensa, en la que ha reiterado que lo hará «lo mejor que pueda».


La princesa Aiko de Japón, hija de los emperadores Naruhito y Masako, cumplió 20 años el pasado 1 de diciembre. Esta es la edad que en el país nipón se considera como la mayoría de edad, y en el caso de la realeza imperial marca un antes y un después. A partir de ahora la joven tendrá mayor presencia oficial.

Aunque han pasado casi cuatro meses desde entonces, quedaba cumplir con un ritual más para la joven: su primera rueda de prensa como mujer adulta. Esta debió posponerse debido a sus estudios universitarios, pero al fin hoy se ha podido llevar a cabo.

Gtres.

La reaparición pública de Aiko ha seguido las líneas habituales de la Familia Imperial. Con una sobriedad extrema, la princesa se ha presentado en una sala del Palacio Imperial de Tokio luciendo un look clásico, con traje de chaqueta y falda a la rodilla y zapatos de tacón medio.

Por supuesto, al cuello llevaba un collar de perlas, que es la marca de elegancia para la realeza en el país del Sol Naciente, y un broche en la solapa. Una imagen de alguien más mayor de su edad, pero totalmente acorde con sus costumbres.

Gtres.

La única hija de los emperadores curiosamente no es la heredera al trono, ya que en el país impera la Ley Sálica. Su tío paterno, el príncipe Fumihito, es el primero en la línea de sucesión, seguido por el único hijo varón de este, el príncipe Hisahito. Por cierto, estos han aparecido justamente esta misma mañana para posar por la graduación del joven.

Gtres.

Pese a todo, y como miembro de la Familia Imperial, Aiko tenía que cumplir con este acto ante los medios. Tímida, pero sonriente, la princesa Aiko ha reiterado su compromiso con su labor «lo mejor que pueda». Es la primera vez que responde a preguntas ante el público.

Gtres.

Aiko también ha dicho que «valoraré todos y cada uno de mis deberes» y ha dado las gracias a todas las personas que la han apoyado durante su camino.

La princesa ha recordado que la presencia de sus padres para ella es «insustituible, y siempre están más cerca de mí, sin importar en qué situación me encuentre».

Al ser peguntada sobre el matrimonio, Aiko ha respondido que lo ve «lejano», pero sí tiene una idea de cómo debería ser su futura pareja:  «Estar con alguien y hacernos reír me parece perfecto».

A la princesa le encantan los animales, escuchar música y deportes como el running y el tenis.

La princesa Aiko estudia actualmente Literatura Japonesa en la Universidad de Gakushuin en Tokio, la misma en la que estuvo su padre. Ahora mismo se encuentra disfrutando del paréntesis vacacional de primavera, momento que han aprovechado para realizar esta conferencia de prensa.

Gtres.

Que la princesa Aiko no sea la heredera al trono del Crisantemo sigue siendo un asunto controvertido para la sociedad japonesa, tan moderna para unas cosas y tan tradicional para otras. Parece que la joven ha aceptado su destino y está dando pasos para labrarse su propio futuro, aunque no lejos de la Familia Imperial, para la que trabajará como un miembro activo.

De hecho, en esta rueda de prensa ha admitido que ahora le resulta extraño ocuparse de tareas que antes ha visto hacer a sus padres.

Gtres.

Ahora que es mayor de edad, Aiko tendrá más presencia pública, al estilo de lo que han estado haciendo sus primas, las princesas Mako y Kako.

Aunque hay que recordar que Mako ya ha perdido su estatus real al casarse, el pasado octubre, con un hombre plebeyo, el abogado Kei Komuro, y ahora vive en Nueva York como una ciudadana ‘normal’. Por cierto, Aiko se ha referido a ella durante este acto deseándole toda la felicidad, porque la considera «una hermana mayor».