Las royals se han sumado a una tendencia en las que las gafas de ver ya no son exclusivas del espacio privado. ¡Ahora salen a la calle!


El confinamiento y el teletrabajo ha hecho que todos los miembros de la realeza internacional hayan tenido que redoblar sus actividades dentro de palacio. Así nos hemos colado poco a poco en sus despachos para asistir a videoconferencias con todo tipo de sectores. Estos rincones antes privados ahora ocupan más que nunca la atención y en ellos se mueven reyes, reinas, príncipes y princesas con toda normalidad. Es su espacio y, como tal, refleja sus gustos y particularidades.

El otro factor añadido a esta situación es que los royals se encuentran en casa y muestran actitudes correctas, pero mucho menos formales. Su trabajo ante las pantallas se ha multiplicado y ante eso no pueden ocultar algo tan humano como llevar gafas de ver. Antes era una especie de tabú mostrarlas en público, especialmente para las damas, por aquello de que parece que nos hacía mayores, pero ahora no hay royal que se resista a presumir de mirada tras los cristales. De ‘cuatro ojos’ a intelectual, interesante… ¡y a la última!

Mary de Dinamarca es la última que se ha sumado a esta especie de tendencia entre la realeza femenina. Una vez roto el hielo, ahora ya no solo utiliza lentes para las videoconferencias; también en los compromisos fuera de palacio. La reina Matilde de Bélgica es otra de las fijas en su uso, aunque ella por ahora solo las deja para el despacho. Al igual que Máxima de Holanda, una de las reinas adalides de la naturalidad.

A la que quizás nunca hubiéramos pensado ver con gafas es a Rania de Jordania, quien en una de sus últimas apariciones lucía un modelo de pasta fina. Siempre tan perfecta y a la moda, la soberana más elegante del mundo ya estaba tardando en unirse al club. Pero, ¿qué se lleva entre reinas y princesas en la cuestión óptica? Pues el triunfo absoluto es para las gafas de pasta, desde negras al carey. Las ‘invisibles’ ya pasaron a la historia. Ya que las llevas, que se noten.

Eso sí, ninguna es demasiado atrevida con formas y colores, y eso que el mercado ofrece un rango magnífico para no aburrirse. Las gafas son tendencia y favorecen a casi todo el mundo y a todo tipo de rostros. Ya no vemos aquellos cristales de ‘culo de botella’ de antaño que distorsionaban nuestros ojos. Ahora las gafas de ver juegan a favor y aportan a cualquier look otro punto.

Solo nos queda una royal en esta selección: la Reina Letizia. ¿La consorte española usa gafas? Con la edad es normal necesitarlas para leer o cualquier otra cosa. Pero a ella nunca le hemos pillado. Nunca es tarde…