Para presumir de un vientre plano no basta únicamente con perder esos kilos de más, pues cuando la grasa abdominal desaparezca aparecerá la temida flacidez. Hay que retensarla. Apunta estos tips


A partir de los 40 años, el organismo se ralentiza y los kilos se acumulan, siendo la tripa una de las zonas peor paradas. Sin embargo, para lucir un abdomen plano no hay que tener en cuenta solo la grasa abdominal, ya que es frecuente que las mujeres también presenten problemas digestivos (y gases) que provocan hinchazón. Para evitarlo y presumir por fin de un vientre firme y plano, lo mejor es optar por una dieta hipocalórica que disminuya el riesgo de inflamación intestinal, apostar por cosméticos eficaces y seguir unos ejercicios infalibles.

1- Reduce las calorías que ingieres para lograr un vientre plano

Para conseguir eliminar la grasa que se acumula en el vientre es necesario disminuir la cantidad de calorías que ingerimos. Aunque no hay una dieta específica que elimina la grasa abdominal, está comprobado que, al reducir la cantidad de calorías ingeridas, la grasa del abdomen se moviliza con mucha más rapidez que la grasa presente en otros lugares, como los muslos o las caderas.

2- Toma fibra en su justa medida

Para evitar la hinchazón y reducir la distensión abdominal lo mejor es acudir a alimentos que no provoquen inflamación a nivel intestinal. Tomar alimentos ricos en fibra es importante para conseguir un buen tránsito intestinal. Sin embargo, abusar de la cantidad también puede resultar perjudicial y acabar sufriendo molestias como hinchazón y gases. Por ello, no olvides que 30-40 gramos de fibra al día son más que suficientes. Además, recuerda masticar los alimentos adecuadamente. Cada bocado de comida debe masticarse entre 7 u 8 veces, nada de engullir ni tragar los alimentos (casi) enteros. También el ritmo en el que comemos es un factor muy importante, si lo haces muy deprisa la sensación de saciedad llegará más tarde a tu cerebro y comerás más de la cuenta.

3- Apuesta por las cremas más eficaces

No hacen milagros, pero sí ayudan. Busca aquellas fórmulas con principios activos reafirmantes como la centella asiática, que estimula la formación de colágeno y la elastina. También el alga fucus, la cafeína y la L-carnitina, que ayudan a quemar los depósitos de grasa. ¿Cómo aplicarlas? Calienta el producto en las manos y a continuación déjalo sobre el abdomen. Después, con las palmas abiertas, realiza un masaje con movimientos circulares en el sentido de las agujas del reloj. Se realiza en este sentido debido a que es la misma dirección en la que se hace el proceso digestivo, por lo que estarás activándolo.

4- Haz ejercicio

Combina el cardiovascular con el específico para la zona del abdomen. Opta al principio por aeróbico (bici, correr, nadar…), te ayudará a perder la grasa abdominal. Además son ejercicios muy completos que mejorarán todo tu cuerpo. También, los abdominales te servirán para recuperar la musculatura, aunque no a eliminar la grasa. Lo último entre las celebrities es la plancha: se realiza sosteniendo tu cuerpo de manera estática como si fueras a realizar flexiones de brazos.

Plancha

 

5- Duerme 8 horas y te ayudará a lograr un vientre plano

Aunque suene a tópico. La falta de sueño provoca ganas de consumir azúcar afectando a las hormonas del apetito. Pero no te vayas a la cama antes de hacer la digestión, ya que por la noche tu organismo ralentiza su actividad y acumula con más facilidad las grasas. Así que si quieres lucir un vientre plano recuerda dormir 8 horas al día.