Las ondas de apariencia natural que suelen lucir muchas famosas en el pelo son la envidia de quienes quieren darle un poco de vida al cabello sin que se enmarañe. Ficha estas ideas para lograrlo de manera rápida.


Son uno de los peinados por excelencia del verano, precisamente porque lo evocan. Las ondas surferas son de esos estilismos capilares que envidian quienes tienen el pelo más liso, precisamente porque dan la sensación de ser un peinado natural. Pero lo que no sabemos es que muchas veces requieren de cierta paciencia y de más maña aún para que queden perfectamente imperfectas.

Porque esa es la clave de este peinado: que parezcan naturales y por tanto no sean demasiado pulidas o perfectas, ya que están inspiradas en el aspecto que dejan en el pelo el sol y el mar.

Pero si no eres de las que las tiene de manera natural, no te preocupes, porque hay formas sencillas de lograrlas. Todo dependerá de la capacidad de tu pelo para ondularse y para trabajar con él. También de que des con los productos adecuados para cada momento.

Ondas fáciles en la playa

Una de las formas más sencillas de hacerse ondas es aprovechar precisamente el clima y el entorno que nos brinda el lugar primigenio de este peinado: la playa. Si tu cabello tiene cierta tendencia a ondularse, puedes usar un protector solar para el pelo, humedecerlo y hacer bucles con las manos.

Déjalo secar así en la playa y lograrás que las ondas queden marcadas por que la sal, unida al producto protector, ejercerán de fijador sobre ellas y no tendrás que hacer nada más.

Ondas en casa, sin calor

Otra forma de hacerse las ondas, pero esta vez en casa, es también aprovechando la humedad en el pelo después de lavárnoslo. Le quitamos gran parte del agua para que no pese y quede con una ligera humedad y simplemente hay que echar un producto de styling como un spray o una espuma fijadora. Es importante que sea de los que van sin aclarado y que no deje residuos para mantener esa sensación de naturalidad.

A continuación, podemos hacer una raya en el centro de la cabeza, e ir dividiendo en mechones con los que hacer bucles. Recogemos cada bucle con una horquilla y dejamos secar al aire para lograr ese efecto natural.

Planchas, el método infalible

Pero si tu cabello es lacio y le cuesta coger las formas, entonces lo más factible es hacer las ondas con la plancha. Para ello hay que esperar a que el pelo esté seco y no podemos olvidarnos de aplicar un protector para el calor además de un producto de fijación. Es preferible echarlo con el cabello húmedo para que el resultado final sea más natural.

Una vez seco, dividimos igual el cabello a la mitad y vamos sacando mechones en los que haremos un bucle con la plancha. Deben ser anchos y grandes para que queden como nos gusta. Pero si te parece que quedan muy perfectos no te preocupes, porque el resultado óptimo se logra deshaciéndolos un poco después con los dedos y un poco de texturizador.