Paula Echevarría ha pasado por su centro de belleza favorito para someterse a un tratamiento rejuvenecedor, que es lo último en belleza. Una mascarilla de carbón activo combinado con una técnica de láser que viene genial para el verano.


Paula Echevarría se ha sumado a la larga lista de clientas que pasan por las instalaciones del salón de belleza Tacha Beauty y ha quedado contentísima con una mascarilla de carbón activo que, literalmente, arde aplicándole un láser de última generación. El tratamiento Tacha Black con el que consigues una piel perfecta.

Las que se han sometido a este tratamiento aseguran que, desde la primera sesión, los resultados son inmejorables y muy visibles. Esta técnica creada por Natalia De la Vega mejora la calidad de la piel, cierra el poro, unifica el tono y ejerce un efecto tensor, dejando una piel maravillosa, tersa y luminosa.

Paula Echevarría se atreve con un tratamiento antiedad de carbón y láser

Los productos que contiene el Tacha Black activan la protección de la piel contra las agresiones medioambientales y frente a los cambios hormonales que condicionan la aparición de manchas, previniendo el envejecimiento y dejando una piel perfecta.

La actriz ha apostado por esta técnica y dice que «está flipando con el resultado». Además, es uno de los pocos tratamientos con láser que pueden hacerse todo el año, incluso en verano, por su tecnología ClearLift, el primer láser fraccional del mercado que permite trabajar en la dermis a multicapa, para evitar lesiones por la luz solar.

Las mejoras que veremos en nuestro rostro a partir de aplicarnos esta técnica son muchas y los resultados se ven a los pocos días, ya que tiene una eficacia asombrosa con las manchas de la piel y el cuello, unifica el tono y devuelve la luminosidad. Además, actúa como regenerador del colágeno, para prevenir la caída del rostro, aportarte fexibilidad y ese efecto tensor por el que muchas están pasando por quirófano.

Olvídate de las manchas del cuello y rostro con tu tratamiento black

Esto hace que este nuevo tratamiento anti-aging sea perfecto para los meses de verano, en los que la mayoría de los protocolos de fotorejuvenecimiento de otros centros no se permite usar debido a que está contraindicada la exposición solar después de una sesión.

¿Cada cuánto podemos pasar por el tratamiento Tacha Black? Se puede realizar cada 15 días, aunque también puede hacerse en bloques de cuatro sesiones, una a la semana, como tratamiento de choque hasta la mejoría del tejido y el tensado de la piel. Después, se puede realizar una sesión de mantenimiento cada 20 días.

No dudes en probar esta última tecnología para lucir perfectas para la estación estival, o para resplandecer en una boda, un bautizo o un evento importante en el que quieras sacar lo mejor de ti. Cada sesión tiene una duración de 50 minutos y un coste de 350 euros.