¿Estás utilizando el sérum correcto? No todas las pieles son iguales ni sufren los mismo. Cada etapa tiene su producto y aquí te lo decimos 


La hidratación debe ser un must en cualquier rutina de belleza y a cualquier edad. Muchas mujeres piensan erróneamente que los sérums fueron inventados para las pieles maduras, pero nada más lejos de la realidad. Aunque es cierto que los hay que estimulan más la desaparición de arrugas o la regeneración de colágeno, hay otros muchos que aportan otra serie de ventajas, como por ejemplo la inyección de hidratación a nuestro rostro. A medida que pasa el tiempo tendremos que adecuar el producto a las necesidades de nuestra piel: deshidratación, falta de luminosidad, primeras arrugas, falta de firmeza, falta de lípidos… Por eso te vamos a decir cuál es el sérum que necesitas en cada etapa de tu vida.

La importancia del sérum

De textura ligera, acabado no graso y una fórmula con activos a muy alta concentración, los sérums tienen el poder de penetrar hasta las capas más profundas de la piel.  “El paso del tiempo va requiriendo una serie de cuidados específicos. Con 20 años la piel todavía no ha sufrido muchos cambios y suele estar muy sana. Lo único que necesitamos a esta edad es agua, sueño y protección solar”, dice el doctor Leo Cerrud, experto en medicina estética.
Una buena opción es utilizar un sérum hidratante que cuente con ácido hialurónico entre los ingredientes de su composición. “Se recomienda emplear un limpiador adecuado a tu tipo de piel que te ayude a retirar las impurezas acumuladas durante el día y la noche y, posteriormente, un sérum que hidrate”, aclara el doctor.

La firma de belleza You Are The Princess (a la venta en Primor) ha desarrollado una gama de sérums de precios accesibles, rompiendo la falsa idea de que sólo lo caro es bueno. Además, todas sus formulaciones nacen con una clara premisa, basada en la elevada concentración de principio activo como garante de los mejores resultados.

La firma dispone de tres tipos diferentes, con distintas funciones: para la utilizar a los 20 años, a los 30 y a los 40. En lo único en lo que coinciden es en su modo de aplicación. Siempre detrás de la limpieza, es el primer paso de tratamiento, y conviene aplicarlo mañana y noche. Basta con el tamaño de un guisante repartido por todo el rostro y cuello.

 

¿Cuál debes utilizar según tu edad?

De los 20 a los 30. Sérum de Ácido hialurónico 

“A partir de los 20-25, en función de factores externos como el estilo de vidael lugar donde vivimos… la pérdida de colágeno y elastina comienza a ser mayor. A partir de esta edad deberíamos incluir cremas hidratantes ricas en alantoína, ácido hialurónico y polisacáridos de origen vegetal, que imitan el factor natural de hidratación”, señala el cosmetólogo Pedro Catalá. 

Sérum Ácido Hialurónico 9,95 euros.

De los 30 a los 40. Sérum de Vitamina C

“A esta edad la mayoría de las mujeres comienzan a observar falta de luminosidad en la piel. Esta ya no refleja transparencia porque va adquiriendo un tono apagado y fatigado”, asegura el doctor Cerrud. El proceso de oxidación que se produce con el paso del tiempo termina dañando las células de la piel y un sérum con vitamina C contiene L-ácido ascórbico que, con sus poderes antioxidantes, repara y regenera las células haciendo que la tez se vea más joven y saludable.

Sérum Vitamina C 9,95 euros.

De los 40 a los 50. Sérum de Retinol 

Si a los 20 sólo nos preocupaba la limpieza y la hidratación, a los 40 ya se hacen imprescindibles productos como un sérum e ingredientes como el retinol. El retinol es el activo cosmético de aplicación tópica con mayor número de estudios médicos y científicos que avalan su eficacia en la atenuación de los síntomas más comunes del envejecimiento cutáneo. “Beneficia el proceso de renovación celular, por lo que la piel muerta se va rápido y aparecen capas de piel nuevas más luminosas, también regula el proceso de queratinización para suavizar la tez…”, señala Catalá.

Sérum Retinol 11,95 euros.