La cosmética puede ayudarnos a obtener un efecto voluminizador en los labios y que parezcan visualmente más grandes.


Una barra de labios puede ayudarnos a hacer que nuestra sonrisa tenga otro aspecto. Lo logra no solo por el color que aporta, también porque en algunos casos puede tener efectos añadidos como ampliar ópticamente nuestros labios.

Esto podemos lograrlo con los perfiladores y con un uso adecuado de los colores, pero ahora hay otras opciones que a veces parten de un simple brillo. Porque ahora hay cosméticos que nos ayudan a lograr que nuestros labios parezcan más voluminosos utilizando otros métodos.

Voluminizadores, brillo y aumento

En algunos casos el efecto solo es visual y en otros, dicen quienes lo han probado que se nota una ligera vibración en los labios que efectivamente da como resultado un ligero engrosamiento. En los últimos tiempos han aparecido varias fórmulas que buscan lograr este resultado y los ingredientes son distintos en cada caso.

Hay algunos que se repiten, como el ácido hialurónico, que es un potente rellenador y que está presente en muchas formulaciones cosméticas por este efecto y por su capacidad para ayudar a mantener la barrera lipídica de la piel. Esto evita que desaparezca la hidratación, lo que también ayuda a que los labios permanezcan en condiciones óptimas y no se agrieten.

La aplicación y sus usos

La aplicación de el tratamiento voluminizador no puede ser más sencilla: se trata de colocarlo sobre los labios como si fuera un brillo cualquiera o un labial más. Quizá esa sencillez haya hecho que se popularicen, porque aunque no sean milagrosos, suponen una alternativa para ver un ligero cambio sin someterse a tratamientos invasivos.

Algunas formulaciones son simplemente un brillo, otras tienen una ligera coloración que hace que puedan utilizarse como maquillaje también y quede un resultado de lo más natural. Y hay algunos tratamientos que pueden usarse como base y luego admiten nuestra gama de labiales habitual sobre ellos.

Los efectos suelen ser inmediatos, y como decíamos, en muchos casos comienzan con un ligero hormigueo en los labios que puede sorprender al principio. Se supone que eso activa la circulación en la zona, produciendo una oxigenación.

Con esto esa sensación de aumento del grosor se aviva, mientras los componentes rellenadores hacen su efecto y el brillo da la sensación de tener unos labios hidratados, lo que también potencia ese resultado visual de un volumen mayor y sin imperfecciones.

El resultado no es eterno, pero con constancia se puede lograr un efecto rejuvenecedor en los labios que, sobre todo, mantendrán su hidratación de manera óptima. Y eso es vital para poder presumir de sonrisa y para que no se nos agrieten a causa de las inclemencias del tiempo.