Hay tratamientos que nos ayudan a poner al mal tiempo buena cara… y a lograrlo en cuestión de minutos. Ficha estas ampollas flash para darle a tu piel ese empujón que necesita en días especiales


Dicen que la cara es el espejo del alma. Quizá sea por eso que el efecto buena cara es uno de los más buscados tanto con la cosmética como con el cuidado personal. Pero no siempre es posible tenerlo de manera natural. Por eso, para situaciones extremas hay quien recurre a las ampollas flash, una forma de rescatar la piel para que parezca más lustrosa aún en los momentos en los que menos es así.

Un rostro que refleja el agotamiento

No dormir las horas necesarias, una mala hidratación -tanto corporal como a nivel cutáneo- o habernos pasado de horas de fiesta o de trabajo -que suele ser lo más habitual- son a menudo causa de que nuestro rostro lo refleje. Estos días de fiesta puede suceder que, con el acumulado, lleguemos a Nochevieja con la piel menos lustrosa y un poco cansados. Por eso este tipo de cosméticos, las ampollas de efecto flash pueden surtir un buen resultado.

No son infalibles ni tienen un efecto eterno, pero quienes las han probado aseguran que son de gran ayuda en esos días en los que vamos corriendo y el agotamiento no puede formar parte de nuestro aspecto. Esa es su principal ventaja, pero además tienen otra, que es de agradecer para quienes van corriendo de un sitio a otro durante todo el día.

Una aplicación más que sencilla

Esa ventaja es que son fáciles de aplicar. Suelen venir en un pequeño envase de cristal y en formato líquido. Así, solo hace falta volcar la ampolla en la mano poco a poco y aplicar por el rostro, preferiblemente dando pequeños toquecitos. Esto estimulará la circulación sanguínea en la zona y hará que se absorba con mayor rapidez y también que nuestro rostro tome otro color.

Es importante, sin embargo, que para que funcionen correctamente, hagamos una buena limpieza de la piel antes de aplicarlas. Así nos aseguraremos de que absorbe todos los nutrientes y está lista para sacar todo su potencial.

Elegir la más adecuada

A la hora de seleccionar el que más se adapte a nosotros hay que tener en cuenta que casi todos los laboratorios farmacéuticos tienen algún tratamiento de este tipo. Por eso, la experiencia será la mejor consejera. Si nos van bien los cosméticos de una marca concreta, entonces apostar por ellos será una garantía de que irán bien con nuestra piel. Y si queremos probar algo distinto, lo mejor es decantarse por laboratorios de cierta solvencia así como los productos de venta en farmacia.