En una de sus últimas publicaciones en redes sociales, Virginia Troconis ha demostrado ser poseedora de una de las figuras atléticas más envidiadas del momento. Pero lo suyo no es magia ni genética, es sudor y disciplina. La esposa del torero Manuel Díaz «El Cordobés», es fan confesa del deporte y la vida sana. Y así lo retransmite a diario a sus 230 mil seguidores de Instagram. La venezolana no solo utiliza esta plataforma digital para mostrar las últimas tendencias de moda y belleza, también para inculcar sus buenos hábitos a sus fieles.

Virginia Troconis espléndida a sus 42 años

Lo dice la ciencia: con la edad nuestro metabolismo se ralentiza y, por ende, nos cuesta más adelgazar. Es a partir de los 40 años cuando engordar se vuelve más fácil. Sin embargo, estar en buena forma física siempre es posible con esfuerzo, buenas dosis de deporte y una alimentación equilibrada y saludable. Olvídate de las dietas milagro y ponte  las zapatillas de ir a entrenar como hace Virginia Troconis y verás los resultados en menos de lo que imaginas.

La venezolana está estupenda y mantiene un estado físico envidiable. No dudamos de que la genética juega un papel muy importante en su cuerpo, pero lo cierto es que el mérito lo tiene ella misma, ya que dedica tiempo y esfuerzo a hacer actividad física. Ella es amante del deporte y esto nos queda claro cada vez que vemos su cuenta de Instagram donde luce como nadie modelitos de infarto, o nos deja ver su escultural figura con looks deportivos ajustados donde deja a la vista que lo suyo es un cuerpo atlético preparado a base de deporte.

El hombre que hay detrás del físico de la venezolana

No entrena sola, lo hace guiada por su entrenador personal: Iván Puntas, quien es la persona encargada de sacar el mayor rendimiento de la modelo en cada uno de sus entrenamientos. Además, tal y como ella misma reconoce, está encantada con el trabajo de su instructor porque le exige lo suficiente como para motivarse día a día. En sus propias palabras: «Después de la Navidad, y haber pasado la Covid, he vuelto a mis sesiones con Iván y la verdad es que me encantan porque me exige y me saca de mi zona de confort».

Juntos llevan a cabo un entrenamiento funcional que trabaja la musculatura de forma global y se adapta a las aptitudes físicas de cada persona y están orientados a trabajar la movilidad, el equilibrio, la fuerza y la resistencia. Una de las grandes ventajas de este entrenamiento es que los resultados pueden observarse en un promedio de 3 a 6 meses, siendo un periodo de tipo muy corto y motivador. Además, permite entrenar junto a otras personas en conjunto y así la sesión se hace más llevadera.