¿Sabías que hay activos que potencian la acción de tu protector solar?

protector solar spf

Cada vez somos más conscientes del daño solar y usamos más productos con SPF. Te contamos qué ingredientes, combinados con tu solar, pueden aumentar significativamente la protección de tu piel.

Desde hace algunos años la protección solar ha adquirido mucho protagonismo en el sector de la belleza y en la salud de la piel. Los rayos solares tiene un efecto nocivo sobre la piel y, si no la protegemos, pueden provocar manchas, irritaciones, quemaduras y, en los casos más graves, cáncer de piel. Para evitar estos problemas cutáneos utilizar un protector solar con un SPF alto es lo más recomendable.

Si sigues una adecuada rutina cosmética y te aplicas a diario protector solar tal vez no hayas tenido en cuenta que los principios activos que apliques en la piel antes de tu SPF pueden tener una sinergia con él. Toma nota de qué ingredientes deberías utilizar para potenciar la acción de tu protector solar.

¿Es necesario usar protector solar todo el año?

La práctica de aplicar protector solar únicamente en la playa o la piscina ya no es tan habitual como hace décadas y, cada vez más, está calando en la sociedad la importancia del uso del SPF. Todos los días del año es recomendable usar protector solar, incluso en invierno o en días nublados y lluviosos, ya que la incidencia del sol en la piel se sigue acumulando. ¿No has oído nunca que la piel tiene memoria? Se debe al capital solar que vamos almacenando a lo largo de los años.

La exposición al sol sin protección deriva en flacidez, arrugas, falta de luminosidad, manchas, sequedad… ¡por algo dicen que el protector solar es el mejor cosmético antiage! Si algo hemos aprendido estos últimos años de los expertos es que utilizar filtro solar es innegociable si queremos mantener la piel sana y bonita. Pero hay formas de potenciar aún más los efectos del SPF y es utilizando también en la rutina los principios activos adecuados.

antiage

Ponle trampas al sol tomando vitaminas

Una de las dudas más frecuentes de las consumidoras es si la vitamina C o la vitamina A (como el retinol) pueden interferir con el protector solar, son fotosensibles o hacen que nuestro SPF pierda eficacia y provoquen manchas en la piel.

Lejos de producir efectos desfavorables en la piel estos principios activos actuarían como un escudo protector apoyando la acción de nuestro SPF. ¿Por qué ocurre esto? Sonia Ferreiro, cosmetóloga y biotecnóloga en Byoode, nos explica este fenómeno: “Esto sucede porque la forma química de la vitamina C y la vitamina A tiene similitudes con las de los diferentes filtros solares y, aunque no son un SPF como tal (y nunca pueden ni deben sustituirlo), sí actúan como una trampa a la radiación, siendo un apoyo o booster del protector solar o SPF”. Ten en cuenta esta advertencia porque, aunque usar productos con vitaminas C y A ayuden a potenciar los efectos de nuestro solar en ningún caso debemos prescindir de nuestra SPF diario.

booster

La vitaminas C y A potencian los efectos del protector solar
Las vitaminas C y A apoyan el efecto protector del SPF en la piel. (Pexels)

Cómo combinar tu SPF con las vitaminas C y A

Puede que ya estés incluyendo en tu rutina facial productos que contengan vitamina C y/o vitamina A. Estos son ricos en antioxidantes que combaten los efectos nocivos de los radicales libres así que es una buena idea seguir usándolos en verano para reparar y proteger a la piel del sol. Si no estás utilizando estos ingredientes puedes comenzar a usar vitamina C para evitar manchas y apoyar la protección de tu SPF.

¿Qué ocurre con el retinol? Es un ingrediente al que se le tiene un mayor respeto porque puede causar irritaciones si no se sigue una pauta adecuada. ¿Podría comenzar a usarse en verano? Elisabeth San Gregorio, directora técnica de Medik8, argumenta que “el verano es una época perfecta para retinizar la piel porque suele estar más fuerte y con la función barrera más resistente. Además, la vitamina promueve la actividad de la enzima P53, la cual protege el ADN celular de la piel, favoreciendo así que se regenere más fácilmente tras exponerse al sol. Además, ya existen nuevas formas de vitamina A que no requieren periodo de adaptación”.

Protégete del sol todo el año y en verano ten especial cuidado porque la incidencia del sol es mayor. Reaplica siempre tu solar cada dos horas, o después de cada baño en el mar o la piscina. Y, ya sabes, lo dicen los expertos en cosmética, si quieres ayudar a tu SPF para que su acción de bloqueo de los rayos solares sea más eficaz, incluye en tu rutina facial productos con vitamina C y vitamina A. ¡Y que el sol no te amargue el verano!