En verano tu pelo sufre más que en ninguna otra época del año. Te decimos lo que debes hacer y desterrar para lucir una melena perfecta y brillante


Largas exposiciones de nuestro cabello al sol en esta época del año provoca que sufra más que en ningún otro momento.  Por eso, el pelo necesita de una mayor hidratación y cuidados extras en estas circunstancias, tanto como hacemos con la piel. Sigue estos consejos de lo que debes y no debes hacer par terminar tus vacaciones con una melena brillante y prefecta.

Hidrata tu pelo todos los días. Apuesta por el uso de productos hidratantes y acondicionadores capaces de mantener el pelo cuidado y protegido durante todo el año, pero en esta época, más. Al final del lavado aplica siempre mascarilla y diariamente pulveriza con un acondicionador bifásico ligero, que protegerá el pelo sin apelmazarlo.

Aclara siempre con agua fría. Es recomendable durante todo el año, pero ahora todavía más y seguro que te va a costar mucho menos hacerlo que en el invierno. Terminar el lavado con el agua fría ayudará a activar la circulación sanguínea del cuero cabelludo, además ayuda a sellar las puntas y a retener mejor todas las propiedades de los productos que utilizamos.

Utiliza productos protectores del pelo. Al igual que no sales de casa, ni te expones al sol sin factor de protección para la piel, también debes hacer los mismo con el cabello. Además de para el sol, son efectivos contra los daños que producen el cloro y el salitre.

Una mascarilla una vez a la semana. Deja actuar durante varias horas una mascarilla reparadora. Aplícala desde la mitad del  pelo a las puntas para conseguir un aporte extra de hidratación y a fortalecer especialmente la parte final de la melena, que es la que más se estropea.

No dejes en el pelo la sal y el cloro. Tanto en la piscina como en la playa intenta aclarar el pelo con agua dulce nada más que salgas del baño. El cloro y la sal lo resecan mucho cuando el pelo se seca sin eliminarlos.

Gorras, pañuelos, pamelas… Complementos que, además de darte el toque más chic, resultan imprescindibles para protegerte de la excesiva exposición al sol tanto en la playa como en la piscina, pero también en los paseos por la ciudad.

Di adiós al secador y las planchas. En verano, con los estilismos más relajados, también es el momento perfecto para dejar tu pelo al natural. Sumados al calor del ambiente, el uso de planchas y secadores resecan todavía más tu cabello.