Ahora que la primavera está a la vuelta de la esquina, hay que empezar a cuidar y proteger nuestra piel de los primeros rayos de sol.


Con la llegada del buen tiempo y con la primavera a la vuelta de la esquina, pasamos más tiempo al aire libre y queremos que nuestra piel capte todos los primeros rayos de sol. Este fin de semana, en la mayoría de los puntos de la Península brillaba el sol con fuerza y esto hizo que todos saltaran a las calles, ocupando las terrazas de todos los bares y los parques. Pero cuidado, aunque todavía no notéis que los rayos solares tienen mucha fuerza, la exposición continúa puede dañar la piel. Por este motivo, os ofrecemos este artículo como un recordatorio de que debes añadir algunos productos específicos para establecer una rutina adecuada de protección solar.

¿Cómo debo proteger mi piel de los primeros rayos de sol?

La protección solar es importante durante todo el año. Da igual la época en la que nos encontremos. Es fundamental que siempre nos apliquemos protector solar cuando salgamos de casa. Pero ahora que comenzamos a exponernos más al sol es importante prestar especial atención. Sobre todo hay que tener en cuenta que cuando llegan los primeros rayos de sol, solemos tener la piel más blanca y por lo tanto más vulnerable a los efectos nocivos de la radiación solar. También es muy importante preparar la piel antes de exponernos y reforzarla. Para ello hay productos orales a base de vitaminas (D y E), minerales y antioxidantes (licopenos, carotenos…) con acción protectora, que refuerzan la piel antes, durante y después de la exposición solar.

Otro paso importante es la exfoliación. Este es el primer paso de cara a preocuparnos por la exposición solar. Es imprescindible un buen protocolo de limpieza. Gracias a este gesto cotidiano esencial, liberamos a la piel de sus impurezas, restos de maquillaje, exceso de grasa y contaminación, dejando la piel lista para recibir los activos que necesitemos. Además, así a la hora de tomar el sol no tendremos un bronceado desigual.

Hidrata, hidrata e hidrata

Otra cosa muy importante es el hecho de hidratar la piel. Con la primavera hay algunas patologías cutáneas que pueden empeorar, entre ellas el psoriasis y la dermatitis atópica. Es especialmente importante hidratar mucho la piel en estos casos para minimizar la aparición de brotes. También es momento de prestar atención a tu crema facial, ya que hay que elegir las fórmulas más adecuadas según la estación. Es importante que incorpores crema antiarrugas para proteger profundamente la piel contra los signos de envejecimiento y problemas que puedan aparecer en el futuro como líneas de expresión. Extiende los cuidados solares hasta el cuello y escote, ya que es la zona donde los rayos inciden de manera más directa. Tampoco te olvides del cuerpo. Hemos hecho una selección de nuestros productos favoritos que debes incorporar a tu rutina de belleza día a día. No te lo pierdas.